«Workation», vacaciones y trabajo en un mismo destino

7 julio, 2021
workation

El artículo Workation’, la nueva reinvención fue originalmente publicado en El Periódico, a fecha de 21 de junio de 2021.

La difícil vivencia de una pandemia ha cambiado hábitos y modificado ciertos comportamientos. El mayor contacto humano, propio de la cultura mediterránea, ha podido quedar mediatizado y quizás ya no volvamos a ser tan cercanos en nuestras presentaciones y encuentros. El tiempo dirá si nos terminamos pareciendo más a otras culturas de mayor distancia social en las interacciones. Lo dudo.

Simultáneamente al cambio en estos comportamientos sociales, nuestras costumbres laborales y vacacionales también se modifican. Así, la necesidad forzosa de aumentar el teletrabajo por las semanas de cuarentena vividas han terminado teniendo impacto y acelerando procesos de trabajo a distancia; tanto en la actividad empresarial privada como en las administraciones públicas. 

En esta coyuntura, el sector turístico, tan adaptativo y dinámico como siempre, vuelve a reinventarse y términos como workation aparecen con fruición. Workation sería el nuevo término proveniente del inglés que viene a aunar el trabajo y las vacaciones. Se trata de una vanguardista tendencia en el sector hotelero que ofrece toda clase de facilidades para trabajar al mismo tiempo que se disfruta de una estancia vacacional, digamos que a media jornada.

Pocas son las grandes cadenas hoteleras que no están anunciando mejoras en este sentido. Lejos empiezan a quedar ya las tristes esquinas de ‘halls’ de recepción donde un ordenador con conexión a internet y una impresora animaban a salir corriendo a la playa o la plaza antes que a hacer un intento por resolver algún asunto laboral. Ahora los hoteles ofrecen toda clase de facilidades, conexiones y espacios para dedicar horas a los quehaceres de trabajo.

Si lo pensamos bien, nos daremos cuenta de que es una tendencia lógica a otras ya en marcha como los nómadas digitales, los espacios de coworking, el coliving e incluso los apartamentos turísticos de la mal llamada economía colaborativa. Efectivamente, los nómadas digitales son una tendencia creciente entre los trabajadores tecnológicos que se lo pueden permitir, y que están ávidos de experimentar-y en muchos casos mostrar- su tipo de vida itinere

Sin embargo, estos viajeros-trabajadores necesitan también espacios de convivencia y trabajo adecuados donde no sentir la soledad del hiperconectado (espacios de coworking o bares y cafeterías preparadas para tal uso y de creciente oferta en las urbes); e incluso vivir una temporada en el destino si te gustó más de lo esperado (coliving). Por último, los apartamentos turísticos bien preparados para el teletrabajo empiezan a ser escenarios frecuentes en los destinos orientados a estos viajeros o turistas conectados al trabajo.

Turisme de Barcelona lanza una campaña de workation

Los destinos turísticos captan estas dinámicas y presentan sus espacios como idílicos para el trabajo a distancia de turistas digitales de interesante consumo. Así, recientemente, Turisme de Barcelona lanzaba su campaña ‘Barcelona Workation’ como una especie de programa ampliado de vacaciones y trabajo en un destino, ofreciendo alojamientodescuentos e incluso programas de salud y movilidad especiales para los visitantes workationers. Hay mucho trabajo por hacer en este sentido, ya que Barcelona, pese a los buenos ingredientes que parece poseer para atraer a estos turistas, no aparece en los principales ránkings de ciudades para trabajar en remoto. Ciudades como BudapestLisboa e incluso Madrid, en Europa, parecen superar a Barcelona dependiendo del ránking que se visualice. Cierto es que la mayoría de estos ránkings se focalizan en aspectos del coste de la vida como principales factores, pero algo quieren decir los mismos. 

La práctica puede suponer otra vuelta de tuerca a la explotación turística de BCN

En todo caso, se trata de programas de reactivación de un sector tan dañado en la pandemia y con tanta necesidad de recuperación que, digamos, la necesidad ha podido hacer virtud. Atraer y fidelizar a este creciente número de turistas-trabajadores que pueden operar a distancia y por lo tanto alargar sus estancias vacacionales y su consumo es, sin duda, muy interesante y hasta estratégico. Sin embargo, esta práctica puede suponer otra vuelta de tuerca, si es que no existía ya, a la explotación turística de la ciudad (en este caso de Barcelona). No olvidemos, que los turistas que ahora parecemos echar de menos, antes parecía que los echábamos de más. La incidencia de estos cambios de tendencia y convivencia pueden tener efectos a medir y considerar.  

Autor / Autora
Profesor de los Estudios de Economía y Empresa de la Universitat Oberta de Catalunya (UOC). Responsable de asignaturas de Turismo y TIC en el Grado en Turismo, y en el Máster en Turismo Sostenible y TIC.
Comentarios
Deja un comentario