Obstrucción del Canal de Suez: aviso de los retos que esconden los megabuques

26 marzo, 2021
puerto contenedores megabuque

Desde el pasado martes 23 de marzo, estamos siendo testigos de los trabajos a contrarreloj que se llevan a cabo en el Canal de Suez para desencallar uno de los megabuques más grandes del mundo, el Ever Given, con 400 metros de eslora y capacidad para transportar hasta 20.000 contenedores. La obstrucción del canal está obligando a centenares de cargueros y petroleros a tener que desviarse por otras rutas mucho más largas, con las correspondientes consecuencias tanto en los plazos de entrega como en el incremento de costes por el aumento del consumo en combustibles. Y es que debemos tener en cuenta que el Canal de Suez es uno de los ejes principales de las rutas comerciales marítimas, representando hasta un 12% del tráfico mundial de cargueros y petroleros, con una media de tránsitos aproximada de 40 barcos al día.

tránsito de Canal de Suez
Imagen 1. Número promedio diario de tránsitos en el Canal de Suez desde enero de 2019 hasta mayo de 2020. Fuente: Statista.

Resulta evidente que la utilización de estos megabuques es fruto de la rentabilidad que se obtiene al transportar más cantidad de contenedores, en un solo barco y por la misma ruta marítima. Un incremento de su presencia en el transporte que se constata en las cifras de los últimos años, en los que se ha pasado de las 95.500 toneladas de 2015 hasta las 200.000 toneladas del megabuque varado Ever Given. Pero, más allá de las consecuencias directas de esta temporal obstrucción del canal, la situación ha de hacernos reflexionar sobre los retos que esconde la proliferación de este tipo de cargueros en las rutas marítimas convencionales.

Puertos obsoletos: necesidad de adecuar las infraestructuras

Uno de los principales riesgos que encontramos del auge de los megabuques en las principales rutas marítimas es que no todos los puertos disponen, ni dispondrán en el corto-medio plazo, de las infraestructuras necesarias para recibir a estos enormes barcos. Unas mejoras que suponen una inversión de miles y millones de euros que no todos los puertos podrán asumir. Y esto jugará un papel fundamental en las rutas comerciales, convirtiéndose en hubs principales para la recepción de estos megabuques aquellos puertos que sí dispongan de las infraestructuras necesarias. A día de hoy, China es la que dispone del mayor número de puertos preparados para la gestión de este tipo de embarcaciones.

principales puertos para megabuques
Imagen 2. Principales puertos para megabuques. Elaboración: propia. Fuente: visualcapitalist.com

En relación con esta apuesta en infraestructuras, no solo deben ser considerados los puertos sino las rutas de transporte como el Canal de Suez que, pese a inaugurar en el año 2015 un nuevo tramo preparado para el tránsito de megabuques, con el reciente incidente queda de manifiesto la necesidad de seguir trabajando en este tipo de mejoras.

Tiempos de tránsito: velocidad de crucero inferior a la de buques menores

A mayor tamaño de embarcación, menor velocidad. Este es uno de los principales handicaps de los megabuques que suponen un retraso en los tiempos de llegada a puerto en comparación con los transportes marítimos de menor eslora. Si bien es cierto como se comentaba anteriormente que los costes se reducen exponencialmente al aumentar la capacidad de carga, este tipo de embarcación no es apta para todas las mercancías. Y es que aquellas que sean consideradas como perecederas deberán tener especial cuidado al seleccionar este tipo de embarcaciones, las cuales pueden poner en riesgo la calidad de los productos una vez lleguen a destino por sus posibles retrasos en comparación con los buques convencionales.

Impacto medioambiental: el coste de mover megabuques

Por último, encontramos el reto de reducir el impacto medioambiental que supone este tipo de embarcaciones. Hace unos años la National Oceanic Atmospheric Administration (NOAA) publicó un estudio en el que mostraba cómo las mega estructuras para el transporte marítimo representaban entre el 18% y el 30% de todas las emisiones mundiales de gases contaminantes. En el mismo informe realizaban una comparativa muy gráfica, al indicar que las 15 embarcaciones de transporte marítimo más grandes contaminan lo equivalente a 760 millones de coches. Unas cifras que han de hacer replantear este tipo de embarcaciones y trabajar para que utilicen energías limpias para su movilidad. 

Autor / Autora
Doctor cum laude en Administración y dirección de empresas, Máster en Ingeniería de organización industrial e ingeniero técnico en electrónica industrial por la Universidad Politécnica de Cataluña. Actualmente es profesor lector de los Estudios de Economía y Empresa por la Universidad Oberta de Catalunya (UOC). Sus intereses de investigación se centran en el terreno de las operaciones logísticas y productivas de las empresas así como en el ámbito de organización de empresas, específicamente sobre el cambio organizacional.
Comentarios
Roberto28 marzo, 2021 a las 9:25 pm

Menudo lío se ha montado, Buen artículo, gracias!

Responder
Deja un comentario