Mini casas: un sector con problemas de «crecimiento»

24 noviembre, 2021
minicasas

Si hablamos de mini casas o tiny homes rápidamente se nos viene a la cabeza los programas de televisión donde podemos seguir todo el procedimiento de construcción de una casa pequeña, aunque con todo lujo de detalles, en países como EEUU o Canadá, siempre muy lejos de nuestras fronteras. Pero las mini casas son una filosofía de vida en muchos países donde el sector está muy consolidado y el público conoce y adopta el producto, además de tener una demanda estable y consolidada. Pocas veces pensaríamos en nuestro país y aún menos en adquirir una mini casa, no es una forma de vida que veamos muy a menudo, sin embargo, es un sector en crecimiento y está constituyendo una alternativa a un sector que, año tras año, ve como los precios se incrementan y cada vez más hay que dedicar más parte de los ingresos a la vivienda. ¿Filosofía de vida o necesidad? Depende de cómo lo miremos, no obstante las mini casas han entrado con fuerza en nuestro país y pueden ser una alternativa válida a los actuales precios de la vivienda.

El mercado al que se dirigen

Aunque muchas veces asociamos las mini casas a una forma de vida más nómada y, quizá, más bohemia, este producto no deja de ser una solución a un problema que no es solo de nuestro país: la falta de vivienda asequible y el coste de adquisición de la misma. Es posible que las primeras tiny houses sí que fueran para un público que buscaba más una capacidad de moverse de ciudad en ciudad y se encuentran muy arraigadas en países como EEUU o Canadá donde las distancias y los cambios de trabajo pueden obligar a, literalmente, llevar la casa a cuestas.

Pero con el incremento de los costes de la vivienda que estamos viviendo los últimos años y el escalado imparable de los alquileres, las mini casas se están convirtiendo en una alternativa viable y económica para muchas familias, especialmente aquellas que son jóvenes y necesitan de una primera vivienda económica y donde poder iniciar su relación familiar.

No solo es este mercado de parejas jóvenes al que se dirigen este tipo de productos, también pueden ser otro tipo de profesionales o familias que busquen disponer de una casa, aunque sea más pequeña, y puedan vivir en un entorno más rural y cercano a la naturaleza. El mercado al que se dirigen las mini casas está en plena expansión y puede ser un aliciente para aquellas personas que puedan disfrutar del teletrabajo y quieran encontrar en pueblos pequeños una nueva forma de vida lejos de las ciudades, donde el confinamiento ha demostrado que no siempre vivir en las ciudades puede ser lo más práctico.

La variable precio: ¿un trampolín para el sector?

Realmente en una mini casa podemos encontrar todo lujo de detalles en un espacio que, normalmente, no supera los 45 metros cuadrados. Puede parecer poco a simple vista, pero si se analiza el coste de la mini casa y se compara con un piso de las mismas características nos encontramos frente a una diferencia abismal: estamos hablando de pagar entre 600 a 2.000 euros por metro cuadrado, lo que nos deja una mini casa entre los 11.000 € sin instalaciones ni muebles hasta más de 40.000 € cuando ya hablamos de proyectos más a medida. Una diferencia muy elevada frente a un piso de las mismas características en una gran ciudad (o no…) aunque tengamos que sumar el precio del terreno, siempre dispondremos un pequeño terreno frente a, en el mejor de los casos, un piso con un pequeño balcón.

minicasas-2

El precio es, sin duda, unos de los principales alicientes que tiene el sector para ofrecer estos productos que, si el cliente lo desea, pueden llegar a ser únicos y personalizados según las necesidades del consumidor, en este caso encontramos desde casas prefabricadas a construcciones realizadas con sistemas más tradicionales, pero todas ellas pasan siempre por ser versiones pequeñas de una casa, aunque sean mini no dejan de ser un hogar.

Esta ventaja que disponen las mini casas, su reducido coste frente a una solución más tradicional, es el trampolín que pueden usar las empresas del sector para crecer y llegar a un público más amplio, es un momento de cambio para la sociedad después del confinamiento por la pandemia, lo que provocará que muchas parejas y familias busquen una alternativa real a vivir en grandes ciudades, donde la distancia social es más difícil de mantener y donde, en muchos casos, se han vivido situaciones realmente complejas a la hora de confinarse.

Por mucho menos de un piso en una ciudad media o grande, y no digamos un alquiler, el consumidor final puede tener su propia casa, realizada a su gusto y, en muchos modelos, ser un producto sostenible y adaptado al medio ambiente, lo que puede proporcionar ahorros energéticos importantes y llegar a disfrutar de rebajas en los impuestos municipales. Ventajas que deben saber transmitir los constructores al mercado.

Una distribución aún escasa

Si realizamos una simple búsqueda por internet de fabricantes de mini casas encontraremos cada vez más posibilidades para contratarla (incluso en Amazon se encuentran este tipo de productos, lo que indica que el sector tiene potencial en nuestro país), aunque aún es relativamente pequeño comparado con el sector tradicional, el mercado inmobiliario tradicional aún es reticente a incluir este tipo de viviendas, aunque podemos ir encontrando en ciertos puntos de la geografía respuestas a este tipo de necesidades.

Mayoritariamente le venta de las tiny houses se realiza en un canal corto: es el fabricante el que ofrece el producto al potencial cliente y, en la mayoría de casos, la venta se cierra directamente con la compra de la casa al fabricante, prácticamente sin intermediarios.

Este tipo de canal tienes sus ventajas, aunque también ofrece algún inconveniente que tendrá que irse subsanando con el paso del tiempo y el incremento de las ventas. Como ventaja principal encontramos el precio del producto, como ya se ha indicado anteriormente la diferencia es sustancial con una construcción tradicional y ello se debe a la propia filosofía del producto, pero también al propio canal directo, al ser una relación entre fabricante y comprador y carecer de intermediarios, el precio no se encarece por las comisiones de los intermediarios, lo que facilita que el producto sea más asequible. Otra ventaja es que el comprador conoce al constructor y puede negociar y personalizar su vivienda, lo que aumenta el propio valor intrínseco del producto y ayuda a que la mini casa cumpla las expectativas del comprador.

mini casas-sobre-ruedas

Como inconvenientes encontramos que es un sector poco conocido y tiene que tener presencia en internet, en ferias especializadas o en publicaciones del sector, lo que hace que el consumidor final sea el que, muchas veces, lo busque como una alternativa antes de que como la primera solución. En este sentido hay que realizar más inversión en el apartado de comunicación del producto para llegar a un público más amplio.

La comunicación: el eje del éxito

Sin duda en este sector una buena comunicación y un mensaje claro son necesarios para poder llegar al público objetivo. A favor ya hemos visto que tiene el precio y un canal directo, aparte de ser un producto que puede llegar a personalizarse todo lo que deseemos, siempre de acuerdo con el presupuesto final del que se disponga (no hay que olvidar que la mini casa necesita un emplazamiento, lo que debe sumarse al coste de la propia construcción).

Las redes sociales e internet son grandes foros donde el sector puede encontrar una forma de llegar al potencial comprador, aunque en algunos casos se pueda llegar a usar la fórmula de Amazon, como ejemplo, aunque esto ya dependerá de la capacidad financiera y de producción de la empresa.

El sector está integrado por empresas pequeñas que se dedican a realizar tanto proyectos a medida como más estándar, lo que implica que no son grandes empresas con un gran capital detrás, como normalmente encontramos en el sector inmobiliario tradicional. Pero esta especialización del sector, aparte de una baja atomización, es lo que debe ayudar a profundizar en la variable comunicación y hacer que el sector crezca, se haga ver y ofrezca un mensaje directo al consumidor. En este caso la venta es muy especializada, por lo que la venta personal es clave para el sector: la capacidad de ofrecer lo que el cliente necesita es el éxito de la transacción y las relaciones personales entre el fabricante y el comprador son esenciales, llegar a saber qué necesita y desea el potencial usuario final es primordial para cerrar la venta.

La capacidad de las empresas del sector de tener presencia continua en las redes sociales y en internet es primordial para una sociedad que está acostumbrada a realizar una primera búsqueda de muchos productos de forma on-line, aunque en este caso en la mayoría de ventas se acabe en la forma tradicional, ya que el producto condiciona el tipo de venta, muy personalizada y técnica.

El sector de las mini casas está en un momento que puede marcar su crecimiento y dejar de ser un producto de nicho para pasar a ser un bien que muchas familias vean como una primera alternativa a la vivienda. Ayudarse de las capacidades que ofrece un buen plan de marketing es la alternativa fiable y necesaria para un mercado que debe cambiar la forma en que es visto: pasar de ser algo bohemio o aventurero a verse como  una forma de vida normal en una sociedad cambiante y que se adapta a las nuevas necesidades de sus habitantes.


Fuentes:

Business insiders: “Amazon vende docenas de minicasas que puedes construir tú mismo para ahorrarte miles de euros: así son exactamente”. https://www.businessinsider.es/amazon-vende-docenas-minicasas-puedes-construir-mismo-fotos-503873

El Economista.es. “Cinco casas prefabricadas españolas mini (y baratas): así es el movimiento tiny houses”. https://www.eleconomista.es/empresas-finanzas/noticias/11156837/04/21/Cinco-casas-prefabricadas-espanolas-mini-y-baratas-asi-es-el-movimiento-tiny-houses.html

Arquitectura sostenible. “’Tiny homes’ hechas en España, sostenibles y accesibles, para vivir en la naturaleza”. https://arquitectura-sostenible.es/tiny-homes-hechas-en-espana-sostenibles/

Comentarios
Deja un comentario