María Jesús Martínez Argüelles: «Los Estudios de Economía y Empresa continuamos siendo una palanca impulsora y facilitadora de la transformación social»

19 enero, 2021
maria-jesus-martinez-arguelles

María Jesús Martínez Argüelles es, desde mayo de 2019, la directora de los Estudios de Economía y Empresa de la UOC.  Nacida en 1970 en Gijón (Asturias), es licenciada en Ciencias Económicas y Empresariales por la Universidad de Oviedo, Máster en Economía por la UPF, Doctora en Ciencias Económicas y Empresariales por la UB y Máster en Calidad Industrial por la UNED. Se incorporó a la UOC hace veinte años y desde entonces se ha volcado en la docencia y en la investigación en el ámbito del management y el e-learning.

Con motivo de los 25 años de los estudios de Economía y Empresa hablamos con ella para que nos relate cómo ha vivido la evolución de los estudios, a qué futuros retos enfrentan y que nos explique, también, su trayectoria profesional y académica en la UOC.

  • Los estudios de Economía y Empresa de la UOC año celebran 25 años de su nacimiento. ¿Cómo ha sido su evolución?

Los Estudios de Economía y Empresa (EEE) han evolucionado al ritmo de la misma Universidad -somos una parte sustancial de la misma-, y al igual que ella, estos 25 años constituyen una historia de éxito. La UOC nació con 100 estudiantes de Psicopedagogía y 100 estudiantes de Ciencias Empresariales (CE). Esta diplomatura -la cual se extinguió con la entrada en el Espacio Europeo de Educación Superior-, condicionó mucho los primeros años de vida de los EEE, porque fue todo un éxito, llegando a tener, en aquellos momentos, más de 6.000 estudiantes.

La evolución se podría resumir con dos palabras: compromiso y crecimiento. Desde la original CE hemos crecido muchísimo en oferta formativa oficial y propia – cubriendo todos los ámbitos de nuestra disciplina- y sobre todo, hemos crecido en talento interno – por desarrollo del ya existente y por captación de nuevo-. Gracias a este talento hemos podido hacer frente a esta diversificación de la oferta formativa, pero fundamentalmente a una actividad de investigación y transferencia cada vez más elevada en cantidad, y especialmente en calidad reconocida externamente.

Y lo que es clave para que todo funcione, que este talento no sólo es excelente, sino que siempre ha estado comprometido con los Estudios y con la UOC. Comprometido en hacer que esta sea una Universidad cada día mejor -tanto su funcionamiento interno-, como especialmente por su reconocimiento e impacto externo. En este punto, debo decir que me siento muy orgullosa de esta historia y al mismo tiempo muy honrada de dirigir este talentoso y comprometido equipo de los EEE de la UOC. Haber llegado hasta aquí es fruto del esfuerzo de todos y esto se ha de agradecer siempre, pero especialmente en efemérides como esta.

  • ¿Qué hito destacarías en estos 25 años?

Pasar de tener 100 estudiantes hace 25 años a ser actualmente la Facultad de Economía y Empresa de Cataluña con más estudiantes representa el logro de un gran hito. Pero, además, tenemos 23.000 graduadas y graduados con unos indicadores de satisfacción con la formación y de empleo excelentes. Haber sido de ayuda a la progresión personal y profesional de tantas personas es el mejor de los hitos alcanzados.

  • ¿Cuáles son las prioridades de los EEE hoy en día? 

Desarrollar toda la actividad que realizamos (docencia, investigación, innovación y transferencia) con el mayor rigor y calidad posibles, de modo que tenga el mayor impacto social, que los EEE sigamos una palanca impulsora y facilitadora de la transformación social.

De hecho, queremos ser reconocidos por todos los estudiantes y grupos de interés como un agente que ofrece procesos de aprendizaje de elevada calidad, que genera conocimiento de frontera, y que es capaz de transferirlo de manera adaptada a cada colectivo, contribuyendo a la innovación y al desarrollo de los diferentes agentes con los que interactúa, y con la sociedad en su conjunto.

Para alcanzar este objetivo, consideramos que tenemos que trabajar en dos direcciones fundamentales: una, abriéndonos más hacia fuera. Es decir, estableciendo relaciones holísticas y con visión de permanencia con los diferentes grupos de interés (estudiantes, alumni, empresas, instituciones, administraciones, colectivos y la sociedad en general), con el fin de convertirnos en un verdadero hub entre ellos, de manera que se promueva la generación dinámica de aprendizaje, conocimiento e innovación a lo largo del tiempo.

Y, la otra -que nos facilitará dar respuesta a este reto-, es continuar cuidando e incrementando el talento, para que continúe su excelente progresión, así como su contribución y compromiso para con la Universidad.

  • ¿Cómo ves el futuro de los Estudios?

Yo veo un futuro pleno de oportunidades. Tenemos la posibilidad de consolidar nuestro posicionamiento como una «Facultad» de Economía y Empresa, de calidad y prestigio, y con un gran impacto social.

La educación en línea permite acceder a una educación de calidad facilitando la conciliación de la formación, y la vida personal y profesional

  • Ahora hablemos de ti y de tu trayectoria en la UOC. De hecho, eres casi tan veterana como la universidad …

¡Sí, hace veinte años que trabajo en la UOC! Me incorporé como coordinadora-docente en julio de 2000. Lo hice en el momento que se creaba el operativo de Ibeoramérica, que significaba el inicio de la docencia de la UOC en castellano. Dos años después pasé a formar parte del equipo de profesores de la UOC en catalán y desde entonces, aparte de las actividades de docencia y de investigación, he asumido diversos cargos de dirección académica: Directora de programa de la Diplomatura de Ciencias Empresariales, del Grado en Administración y dirección de empresas, y del Máster universitario en dirección de las organizaciones en la economía del conocimiento, y más recientemente, Subdirectora docente y, finalmente, desde hace casi dos años, soy directora de estudios de Economía y Empresa. Es que veinte años … ¡dan para mucho!

  • ¿Qué has aprendido de tus predecesores al frente de los Estudios?

De todos mis predecesores en el cargo, con estilos de liderazgo muy distintos, he aprendido muchísimas cosas y de muy diferente índole. Quizás destacaría las diversas estrategias para dirigir un equipo que tiene que hacer frente a un gran volumen de actividad, favoreciendo al mismo tiempo el crecimiento y la motivación personal, y el sentido de pertenencia al equipo.

En este sentido, me han mostrado la necesidad de tener objetivos comunes y de mantener un equipo cohesionado, la importancia de la comunicación dentro del equipo, como grupo, y también de la comunicación más directa y personalizada – de cara a analizar y promover la carrera profesional y el bienestar de cada uno/a-, y, por supuesto, la relevancia de ejercer el liderazgo por parte de la misma Dirección de estudios, entre otros muchos aspectos.

  • En el ámbito de la investigación, has analizado ampliamente la calidad del e-learning y el grado de satisfacción de los alumnos. Como dijo Sanjay Sarma a la lección inaugural de este curso, ¿crees que las universidades del futuro pasan por el mundo digital?

Sin lugar a dudas. Es imposible que el mundo universitario permanezca ajeno a los cambios que se están produciendo en todos los sectores productivos y ámbitos de nuestra vida personal y social.

  • ¿Cómo se consigue esto de una manera apropiada y efectiva?

No dando nada por hecho, ni las universidades tradicionalmente presenciales, ni en línea. Repensando todo lo que hemos ido haciendo hasta ahora, desde cuál es la función social que debe tener la Universidad, hasta los pequeños detalles de cómo hacemos la docencia en nuestro día a día. Y hacerlo con una mirada interdisciplinaria y, digamos «libre de prejuicios». Esto no significa hacerlo todo de nuevo, ni mucho menos, existen muchas cosas que se están haciendo, que se están haciendo muy bien y que hay que mantener. Pero incluso se deben revisar estas cosas para aprender conscientemente sobre cuáles son las razones por las que hay que mantenerlas así. Estas razones nos aportarán criterios para tomar otras decisiones.

  • ¿La educación en línea hace más sencilla la formación continua? ¿Cómo de importante es esto?

Es muy importante, de hecho, es una de las razones del éxito de la UOC desde su nacimiento. Y es que la educación en línea permite acceder a una educación de calidad facilitando la conciliación de la formación, y la vida personal y profesional.

Esta necesidad de compatibilización es imprescindible en un mundo donde la formación a lo largo de la vida constituye una necesidad ante el rápidamente cambiante mercado laboral y los avances de la sociedad en general 

  • Precisamente, otra de tus áreas de interés es el teletrabajo como un instrumento de conciliación. Sin duda, esto adquiere aún más relevancia en el contexto actual.

El teletrabajo facilita la conciliación en un sentido amplio. Tomando como ejemplo de buenas prácticas a la UOC, el trabajo en remoto nos permite a una gran cantidad de trabajadoras y trabajadores conciliar las restricciones de la pandemia con el desarrollo de nuestra actividad profesional diaria. Además, nos permite conciliar mejor nuestras dimensiones vitales, personales, familiares, y profesionales-, aportando disponibilidad y flexibilidad en la gestión de la «nuestra agenda», y haciéndolo todo más sostenible, a escala individual y social

En cualquier caso, se debe hacer una adecuada gestión del tiempo de teletrabajo para que implique una mejora efectiva en nuestra calidad de vida, en este punto, todavía tenemos mucho camino de aprendizaje por recorrer. 

La formación es un elemento clave en la empleabilidad y la progresión profesional de las personas

  • Eres una profesora muy activa en el ámbito de la innovación docente. ¿Cómo se benefician de ello los estudiantes de la UOC?

De alguna manera toda la investigación y la innovación docente que desarrollo siempre la pienso y conceptualizo desde su impacto en los demás, sobre todo nuestros estudiantes. Por ejemplo, la investigación sobre competencias que deben tener las graduadas y los graduados constituye una fuente de conocimiento fundamental para repensar las titulaciones de los Estudios, diseñando planes de estudios y procesos de aprendizaje que permiten alcanzarlas.

Por otra parte, y en el ámbito de la innovación docente, estamos trabajando en la incorporación de actividades auténticas en el aprendizaje, para favorecer precisamente el logro de estas competencias. Estas actividades auténticas se incorporan en el marco de asignaturas de los programas que cursan nuestros estudiantes. 

Así que, todo está muy ligado, y los estudiantes se ven beneficiados de toda esta actividad, de hecho, es de justicia reconocer que ellos son el motor y fuente principal de mi trabajo, inspirándome de acuerdo con sus necesidades.

Por cierto, toda esta labor de investigación e innovación en favor de la formación y la empleabilidad de los estudiantes la comparto y la he compartido con la Dra. Àngels Fitó, mi excelente predecesora. Ella también continúa trabajando intensamente en la mejora de la empleabilidad de los estudiantes, ahora no sólo de los EEE sino de toda la UOC, desde su responsabilidad como VR de Competitividad y Ocupabilidad

  • ¿Cuáles crees que son las tendencias en este sentido que harán mejor el futuro de la educación?

A un nivel global, pienso que es una gran oportunidad pensar la educación integrando el mundo presencial y el virtual, analizando qué atributos de valor aporta cada uno de estos entornos y aprovechar cada uno de ellos con esta visión integradora

Por otra parte, en mi opinión, una tendencia que constituye una gran oportunidad para mejorar el futuro de la educación son los datos y su gestión digital. Estos datos nos pueden permitir conocer mejor cuáles son las necesidades de todos los grupos de interés, con el fin de ajustar la respuesta a ellas de una manera más dinámica. Pero sobre todo, las herramientas de learning analytics permitirán conocer con detalle cómo aprenden las personas para diseñar procesos de aprendizaje cada vez más personalizados y, por tanto, más precisos y estimulantes.

Ahora bien, no debemos olvidar que formamos personas y, por lo tanto, estas tendencias no vienen a sustituir las relaciones humanas, sino a reforzarlas para que cuando se produzcan aporten el máximo de valor a la educación de las personas.

  • También has investigado mucho en el desarrollo de competencias que mejoren la empleabilidad de los graduados. ¿Qué características debe tener un graduado que busca insertarse en el mundo laboral?

Aparte del dominio de la temática en que sea experto/a, la clave de la inserción radica en las llamadas soft skills. Existen muchas clasificaciones de cuáles son estas competencias, yo destacaría, por un lado, la capacidad para trabajar en equipo (presencialmente y en remoto), y para hacerlo correctamente hay sobre todo tener inteligencia emocional y saber comunicar. Por otra parte, un/a graduado/a necesita tener la capacidad de resolver problemas y, por ello, se debe tener capacidad crítica, creativa, innovadora y, a la vez, organizativa y de orientación a resultados. Y, naturalmente, dado el mundo que nos toca vivir, hay que tener la capacidad de adaptarse a los cambios, ser resiliente, y aprender a aprender.

Obviamente todas estas competencias deben construirse sobre la base de un comportamiento ético y responsable, porque sin este fundamento el resto pierde todo su sentido.

  • La economía y las empresas sufren un descalabro importante debido a la crisis de la COVID-19. A partir de tu experiencia docente y profesional, ¿qué les dirías a las personas que se están planteando estudiar en la UOC y los estudiantes que están a punto de terminar sus estudios y deben insertarse en el ámbito laboral?

Les diría que confíen, que su decisión de formarse o haberse formado ha sido una buena decisión. Todos los estudios demuestran que la formación es un elemento clave en la empleabilidad y la progresión profesional de las personas. 

Autores / Autoras
Editora de Contenidos
Redactora de contenidos
Comentarios
Deja un comentario