Los Estudios de Economía y Empresa celebran 25 años apasionados y apasionantes

13 enero, 2021
Estudis d'Economia i Empresa

Año 1995. Siglo XX. Se acuerda la creación del euro, Finlandia y Suecia se incorporan a la UE, Bosnia ocupa los informativos y Arantxa Sánchez Vicario es la jugadora número 1 del mundo. ¡Hoy parece la prehistoria! En nuestro país, nacía la Universitat Oberta de Catalunya UOC, la primera universidad del mundo con un modelo universitario no presencial basado en las tecnologías de la información y la comunicación. Un reto que parecía más sueño de visionarios que de académicos y gestores. Nacían los Estudios de Economía y Empresa (antes Ciencias Empresariales) y de Psicología y Ciencias de la Educación (antes Psicopedagogía), con un pequeño grupo de profesores y 100 alumnos para estudio conectados a través de un pionero Campus Virtual. Para recordar aquellos momentos, y algunos otros de los vividos a lo largo de estos 25 años de vida, hemos hablado con algunos de los profesores más veteranos de nuestros estudios.

«No había routers, había módems. Nada de fibra óptica, nada de ADSL. No teníamos Google. Alguien puede imaginarse crear una universidad basada en Internet sin un buscador como éste?» se pregunta Maria dels Àngels Gil Estallo, primera directora de los Estudios de Ciencias Empresariales. Maria Àngels Gil llegó noviembre de 1994, desde la UPF, para entrevistarse con los vicerrectores Francesc Pedró y Claudi Alsina, «por los que guardo un gran respeto y buena memoria», así como con quien define «el gran visionario del proyecto», el rector Gabriel Ferraté.

«Los contenidos y la metodología docente se tenían que preparar en un tiempo récord. Había que redactar el plan de estudios desde la nada, siguiendo directrices del Ministerio» recuerda junto con el primer equipo de profesores propios que la acompañaban (Jordi Martí Pidelaserra, Mireia Valverde Aparicio, la Inma Rodríguez-Ardura , Carles Griful y Núria Ferruz, secretaria de los Estudios). Ellos hicieron todo esto y más para empezar curso en septiembre de 1995: «Buscábamos materiales audiovisuales intentando contactar con gente de todas partes. Pisamos las universidades públicas catalanas en busca de autores, consultores, tutores… Trabajamos mucho para relacionarnos con la Open University, el gran referente. Y cuando no encontrábamos lo que nos hacía falta…lo creábamos«.

100 alumnos se matricularon en el grupo piloto con «4 tutores y 12 consultores, pero pronto empezamos a ampliar estos para que la filosofía era adaptar el número de profesores en el número de alumnos» comentan.

Los inicios de un pequeño gran equipo

En Josep Maria Batalla, profesor de los Estudios, recuerda que «todo comenzó en el desván de una casa de indianos, situada en la Avinguda Tibidabo, 39. Allí cabíamos de todos los estudios, el equipo de gestión docente, los de diseño de materiales y seguro que me olvido de más. Bien apretados, pero felices». Todos coinciden en que, aquella convivencia, fue la semilla de un proyecto diferente.

«Todo fue posible porque mucha gente que dejó horas y horas, ilusiones e ilusiones hasta conseguir hacer realidad una universidad nueva. Estoy muy orgullosa de haber trabajado con ellos «asegura Maria dels Àngels Gil.

Y es que nacía una universidad joven «con un profesorado también muy joven y que llevaba el mismo empuje y energía que la universidad» explica Elisabet Ruiz-Dotras, que se incorporó en el año 99, «mis inicios fueron de mucho aprendizaje, motivación y dedicación. Éramos como una gran familia. Mi principal meta ha sido pasar un poco por todos los roles (docencia, gestión a través de la dirección de programas y la investigación). Pero quizás lo que tiene más valor es la pasión por formar parte de una universidad que ha cambiado mucho a lo largo de los años, que se ha transformado» nos comenta orgullosa, y recuerda que entonces compartía despacho con Joan Torrent, quien se había incorporado en 98 con veintidós ocho años recién cumplidos.

«De aquellos inicios, decirnos todo terreno es poco. Un día tocaban planes docentes, otros convalidaciones o planificación de nuevas asignaturas y otro día refuerzo a tutores en proceso de matrícula. Éramos una organización muy ágil y poco procedimentada, que no significa de ninguna manera mal dirigida o caótica» afirma. «Un día hablando con algunos compañeros de gestión nos ocurrió montar un observatorio económico digital y mensual. Dicho y hecho, yo hablé con mi superior, ellos con el suyo, y al mes siguiente nacía el observatorio económico de la UOC». Y añade Torrent, «a menudo echo la UOC de la innovación espontánea e informal, de la proximidad, reforzada entre otras actividades, en cenas de verano y de invierno que marcaron toda una época».

En el despacho de Ruiz-Dotras y Torrent también estaba Antoni Meseguer, que venía de la UAB. «En los Estudios de Economía y Empresa sólo éramos 6 profesores, llevábamos muchas asignaturas y esto suponía un esfuerzo y dedicación adicional«. Como Joan o Elisabet, se enorgullece de haber hecho «un poco de investigación, un poco de docencia y mucha gestión docente y académica«.

Un modelo que se adapta para dar respuestas a una sociedad en constante cambio

Desde los inicios, el estudiante ha sido el centro de estos estudios, que actualmente cuentan con 13.406 alumnos y 53 profesores. A lo largo de este cuarto de siglo, más de 23.000 estudiantes se han graduado en las aulas de Economía y Empresa.

. Como en Juan o Elisabeth, se enorgullece de haber hecho «un poco de investigación, un poco de docencia y mucha gestión docente y académica».

Un modelo que se adapta para dar respuestas a una sociedad en constante cambio
Desde los inicios, el estudiante ha sido el centro de estos estudios, que actualmente cuentan con 13.406 alumnos y 53 profesores. A lo largo de este cuarto de siglo, más de 23.000 estudiantes se han graduado en las aulas de Economía y Empresa.

Como explica el profesor Enric Serradell, «al principio matricularse era casi heroico y para muchos, la UOC fue una buena excusa para incorporar la tecnología en sus vidas. Muchos de los primeros alumnos adquirieron su ordenador al mismo tiempo que se matriculaban. Recuerdo los disquetes que se utilizaban al principio para distribuir los materiales. De los disquetes se pasó a los CD y los DVD, siguiendo toda la senda tecnológica de estos tipos de recursos. Ahora ya hemos pasado a una distribución completamente digital. «

Noemí García, que se incorporó como secretaria de los Estudios en noviembre de 2002, nos cuenta cómo vivió ella esta evolución: «No éramos más de 20 personas. Los estudios estaban separados por estudios en catalán y en castellano. El profesorado de catalán no era el mismo que el de castellano y estos trabajaban en un edificio que había en el World Trade Center. Poco a poco se fueron incorporando más profesores. ¡Alguna vez hasta 3 incorporaciones al mismo día! Más tarde se integraron los estudios de Turismo y se unificaron los estudios de castellano y catalán».

El equipo no ha dejado de crecer, explica Serradell: «Por la UOC han pasado muchos profesionales y mejores personas que han dejado una profunda huella en la Universidad y en los que todavía seguimos.» Como el rector Ferraté, quien se reunía con frecuencia con el profesorado y recuerda «con mucho cariño las conversaciones que teníamos alrededor de una mesa cenando e imaginando entre todos los futuros pasos de la Universidad», y también a algunos que desgraciadamente ya no están, como el Carlos Cabañero, responsable de los cursos de logística.

IY siempre, siempre, con el estudiante en el centro: «a lo largo de todos estos años se han graduado muchos estudiantes, cada uno con sus propias motivaciones. Vemos con orgullo que muchos ahora tienen posiciones de mayor responsabilidad en empresas, fundaciones e instituciones, y que han conseguido sus objetivos. Hoy por hoy es muy difícil llegar a un evento y que no esté presente un graduado o un estudiante de la UOC. Esto nos llena de orgullo», afirma Serradell.

Primeros exámenes presenciales (febrero 1996). Fuente: http://10.uoc.edu

La docencia, la investigación y la transferencia del conocimiento son los ejes que nos definen

Aunque los dos primeros cursos fueron trepidantes, Maria dels Àngels Gil explica que «organizamos múltiples sesiones de congresos donde presentaban ponencias con profesores de otras universidades sobre temas tan variados y actuales como la moneda única, el impacto de las nuevas tecnologías en las empresas, etc. desde el punto de vista de las finanzas, la economía, las personas… Recuerdo especialmente el 25 de abril de 1996, un homenaje a John Maynard Keynes, «50 años sin Keynes», donde participó su principal biógrafo, Sir Robert Skidelsky «.

«Creo que hay algunos hitos que explican muy quiénes somos hoy, como cuando se decidió acabar con los números clausus y abrir el abanico de acceso a toda la matrícula de Empresariales» recuerda Torrent, y Meseguer añade que «ese curso 97 -98, pasamos de ser un gran proyecto de universidad a ser una universidad con una gran proyección y esto supuso un gran cambio. La oferta se completó con la diplomatura de Turismo y con una serie de segundos ciclos (ADE, Investigación y Técnicas de Mercado, Ciencias del Trabajo) y se desarrolló mucho la oferta de postgrado con el objetivo de favorecer el aprendizaje a lo largo de la vida».   

La creación del Internet Interdisciplinary Institute (IN3, 1999-2000), que permitió la consolidación de la investigación y el inicio del Doctorado Internacional sobre la Sociedad de la Información y el Conocimiento (2000-2001), permitiendo «visualizar la universidad como una universidad completa, no sólo orientada a la docencia de grado y postgrado, sino también orientada a la formación de tercer ciclo, muy ligada al trabajo de los diferentes grupos de investigación «explica Meseguer. «Viví muy de cerca todo aquello, defendiendo la primera tesis de la UOC o coliderando el Proyecto Internet Catalunya_Empreses» recuerda Torrent.

Presentación de la tesis doctoral del profesor Joan Torrent (julio 2002). Fuente: http://10.uoc.edu/

Pilar Ficapal, que se incorporó a los Estudios el curso 2000 aunque ya trabajaba en la UOC desde 1995, rememora especialmente la participación en el proyecto PIC dirigido por el profesor Manuel Castells, «que puso de relieve el trabajo colaborativo del profesorado de los estudios y de toda la UOC». También destaca su ilusión de entonces «para asumir nuevos retos, crecer personalmente y académicamente y para formar parte de un equipo sensacional».

Joan Torrent rescata «la integración de UOC Cataluña con UOC Iberoamérica, todo un punto de partida que ha marcado la evolución futura de los Estudios» y de épocas más recientes, «cuando impulsamos proyectos de formación a medida para los parados de Cataluña o el impulso de la UOC Business School. «

En el curso 2009-2010 se iniciaba la adaptación de la Universidad al Espacio Europeo de Educación Superior (EEES): desaparecían las Diplomaturas, las Licenciaturas y los Segundos ciclos (oferta LRU), y aparecían los Grados y Másteres Universitarios. Como explica Antoni Meseguer, «este hecho también ha supuesto un cambio en la orientación de la acción docente, fundamentada ahora en el logro de competencias. A los Estudios esta adaptación ha supuesto un esfuerzo muy importante: mientras aún se estaban extinguiendo las titulaciones LRU, se han gestionado las dos ofertas formativas. «

Imaginando los próximos 25 años

Una ilusión, más madura, tiñe las palabras de todos en imaginar los próximos 25 años de los Estudios, llenos de cambios, pero con la misión y valores que nos han guiado siempre presentes.

La profesora Inma Rodríguez-Ardura opina que «la pandemia está mostrando que, hace veinte y cinco años, el equipo pionero al frente de los Estudios (al que tuve el enorme privilegio de unirme en julio de 1996), ya intuía como se estudiaría y que se investigaría en el mundo actual. Los estudios de Economía y Empresa de la UOC han creado un ecosistema en línea excelente para la formación y la producción de nuevo conocimiento en marketing, dirección de empresas y transformación digital. Los Estudios han sido pioneros en la educación universitaria en línea en estos campos, y la siguen liderando».

Para Elisabet Ruiz-Dotras, el futuro «pasa por ser el resultado de muchos futuros: el de la universidad, el de la tecnología, el de la pandemia, el de la crisis económica… En lenguaje matemático diríamos que es una matriz indeterminada, tiene posibles soluciones. Pero estoy segura de que seguiremos creciendo y formando a la sociedad para estar más preparada por los cambios y la nueva normalidad«.

Josep Maria Batalla afirma que «el cambio es inevitable, yo diría que deseable siempre. Han pasado muchas cosas a lo largo de este tiempo, expansión de la UOC, incremento brutal de estudiantes, incremento, no brutal, de profesorado, crisis a todos los niveles, cambios de rector, aumento de titulaciones, y un largo etc. Pero los Estudios de Economía y Empresa mantienen algo de aquella esencia divertida, colaborativa, trabajadora, alegre. Ojalá sepamos mantenerlo«.

Joan Torrent nos imagina «capaces de convertirnos en el referente de investigación, docencia y transferencia en nuestro sistema universitario, y también en el exterior, sobre los efectos económicos, laborales y empresariales de la transformación digital. Seguramente, para llegar aquí habrá que continuar creciendo, organizándonos y haciendo procedimientos, pero también innovando y fomentando la creatividad, la espontaneidad y la informalidad. Es decir, recuperando todos los valores de la UOC, los de ahora y los de antes. Los de siempre».

Antoni Meseguer comparte este deseo y afirma que hay que hacerlo «con el objetivo de adecuar nuestra oferta formativa a los objetivos de aprendizaje de nuestros estudiantes. Tenemos que seguir trabajando también en la mejora continuada de nuestra acción docente, aprovechando todo el potencial de las tecnologías digitales para impulsar la interacción y para diseñar estrategias de aprendizaje con recursos multiformato».

Pilar Ficapal cree que debemos seguir «valorando el trabajo que hemos hecho todos y sumando los esfuerzos del nuevo profesorado y personal de gestión, para ser referentes«.

Enric Serradelllo comparte y visualiza una «universidad abierta, libre e inclusiva, que facilita que cada uno pueda alcanzar sus objetivos vocacionales o profesionales. Para ello seguimos trabajando codo con codo con un conjunto de profesionales comprometidos y expertos. Miramos al futuro, recordando nuestro pasado y nuestra historia«.,

Y puestos a soñar, Meseguer espera «que los próximos 25 años sean tan apasionantes como los primeros 25″.

Autores / Autoras
Editora de Contenidos
Redactora colaboradora
Comentarios
Deja un comentario