El dilema de Warnock

26 noviembre, 2018

Para todos aquellos a los que de vez en cuando nos gusta escribir artículos en blogs o redes sociales, la interacción con los mismos supone una pequeña recompensa. Comentarios, sugerencias y aportaciones ayudan a dar forma a los artículos. También con la pequeña esperanza que algún día, con el paso del tiempo se vayan añadiendo más aportaciones.

En definitiva, para un profesor a menudo una pregunta, una muestra de asentimiento o incluso una crítica manifiesta interés en aquello de lo que estamos hablando. En términos más académicos siempre es de esperar que el «altruismo» de una aportación tenga como resultado alguna especie de «reciprocidad»

Sin embargo, no es fácil conseguir interacciones para los artículos publicados en un blog. De hecho, la mayor parte de las publicaciones realizadas en lugares web o en blogs apenas tienen respuestas. ¿Significa eso que no exista interés en el tema? El dilema de Warnock da nombre a esta situación: hace referencia al hecho de que una entrada en un grupo de noticias, foro o lista de distribución de correo, no haya recibido ni una sola respuesta.

interaction mobile

El autor del dilema fue Bryan Warnock, el cual lo  describió y formuló por vez primera. El propio Warnock nos proporciona cinco posibles respuestas a esta falta de interacción.

  • Nadie lo ha leído
  • A nadie le importa el contenido, por diferentes razones
  • Nadie lo ha entendido
  • La aportación no tiene sentido, nadie quiere desperdiciar tiempo ni energía para indicarlo
  • La aportación es correcta, está bien escrita y no necesita ningún comentario

El dilema de Warnock hace referencia a la falta de respuesta ante una entrada en un grupo, foro o blog, pero no significa necesariamente que nadie esté interesado en el tema.

La aportación inicial de Warnock se refería a un espacio cerrado y específico para desarrolladores y programadores. Pero en un mundo tan sumamente conectado en el que estamos, las aportaciones a blogs y sitios webs abiertos a la comunidad de internautas pueden ser valoradas con otros criterios, además de las posibles respuestas o interacciones, como por ejemplo el número de visualizaciones, el número de referencias bibliográficas en otros artículos o incluso links a las páginas originales de nuestra aportación.

Autor / Autora
Doctor en Administración y Dirección de Empresas por la Universidad de Barcelona. Profesor y Vicedirector de Programas Emergentes de los Estudios de Economía y Empresa de la Universitat Oberta de Catalunya (UOC).
Comentarios
David Fernandez1 diciembre, 2018 a las 11:13 pm

Me gusta el post y la manera de fijar las reacciones. No obstante, deberíamos tener el arrojo y determinación necesarios para esclarecer los posibles escenarios descritos y ser capaces de generar engagment.

Responder
Jordi Martí2 diciembre, 2018 a las 12:12 am

Molt pràctic, ara seria interessant parlar d’allò que més respostes genera en aquest espai 🙂

Responder
Enric18 febrero, 2020 a las 8:49 pm

Espero que este artículo pueda servir como elemento de reflexión y para iniciar algún debate. Agradezco David y Jordi vuestros comentarios. Bryan Warnock seguro que también os lo agradecería 🙂

Responder
Antoni Meseguer20 febrero, 2020 a las 9:37 am

Molt interessant! Realment és tot un repte saber l’abast real de l’impacte d’una entrada en un blog, i mesurar-lo correctament, més enllà del nombre de comentaris directes rebuts. Tal i com comenta l’autor, en un món tant interconnectat com el nostre, aquesta mesura de l’impacte pot resultar gairebé impossible o d’una molt elevada complexitat. Potser la Teoria del Caos en podria donar alguna llum…

Responder
Enric6 mayo, 2020 a las 12:21 pm

Antoni, et convido a escriure un article sobre aquest tema !!!

Responder
Deja un comentario