Digitalización de organizaciones competitivas

13 octubre, 2021
ciclo-retos-uoc-digitalizar-organizaciones

Digitalizar organizaciones competitivas es el cuarto y último diálogo del Ciclo Retos, una iniciativa de la Red Territorial de la UOC, que ha tenido como objetivo reflexionar sobre los retos que las organizaciones, la educación, la economía y la sociedad en conjunto tendrán que afrontar en los próximos años, desde una perspectiva que incorpore el valor de las experiencias, los puntos de vista y las realidades locales.

La digitalización no es solo una oportunidad de negocio, es también un elemento imprescindible para garantizar la competitividad de cualquier empresa u organización. La digitalización tampoco consiste solo en incorporar la tecnología, sino que va mucho más allá, lo que plantea innumerables cuestiones.

El panorama de incertidumbres y oportunidades para los pequeños y medianos empresarios aumenta después de la pandemia y con la fortísima apuesta europea y española por la transformación del entorno económico a través del mayor paquete de estímulos jamás financiado: más de dos billones de euros.

Xavier Borrás, Responsable de R. II. y Proyección Internacional en el Instituto de Ciencia Molecular (ICMol) de la Universitat de València, condujo esta conversación en la que se abordaron las principales preguntas que surgen sobre el tema. Participaron en ella Joaquín Garrido, socio fundador de Clavei y Alicantec, y Agustí Canals, profesor de los Estudios de Economía y Empresa de la UOC.

Contó con la colaboración de Ulab y el diálogo completo puede verse aquí.

¿Digitalización o trasformación digital?

Canals prefiere hablar de transformación digital porque el proceso va más allá de la mera digitalización y su verdadero objetivo consiste en transformar las organizaciones mediante la integración de las tecnologías digitales en todas las áreas. La consecuencia de eso, si se hace bien, es que se produce un cambio no sólo en cómo se hacen las cosas, sino también en qué cosas se hacen.

Garrido se mostró plenamente de acuerdo y apostó por incorporar las tecnologías para mejorar, cambiar y evolucionar las formas de hacer las cosas en las empresas y obtener así el máximo valor posible. El beneficio empresarial, según la fórmula que explicó, es el resultado de sumar la estrategia a la formación de los recursos humanos, y multiplicarlo por la innovación. De manera que son las tecnologías las que permiten esa exponencialidad que hoy necesitan las empresas.

En cuanto a las tecnologías concretas a las que nos referimos cuando hablamos de transformación digital, se mencionaron el cloud computing, big data, inteligencia artificial o el internet de las cosas.

Tecnologías que ya están aquí

Garrido aclaró que todas la empresas y organizaciones van a poder beneficiarse de estas tecnologías. De hecho, ya lo están haciendo. El problema de algunas empresas en España es el tamaño, mucho más pequeñas que en el resto de Europa, y eso obliga a sincronizarse con otras empresas para hacer cada una un proceso diferente, así que todo tiene que estar conectado y el cloud computing permite sincronizarse en tiempo real y crear una red de empresas colaborativas. El blockchain, por su parte, deja constancia de lo que se está haciendo en cada momento de una forma fácil y cómoda.

Canals mencionó la transformación que ha sufrido el sector del turismo. Antes mandaban los tour operadores y ahora son los clientes quienes contratan un vuelo low cost y contactan con el hotel o con una plataforma. En la hostelería también están a la orden del día los ratings online. Hasta hace poco era muy difícil conocer la opinión de los clientes y ahora la sabes por las redes sociales. Gracias al big data, se pueden absorber, almacenar e integrar todos esos datos, y aplicarles métodos de análisis mediante inteligencia artificial.

Ejemplos de éxito

Garrido habló del grupo Paredes, que acaba de recibir un premio al funcionamiento de sus redes comerciales porque han sido capaces de incorporar la tecnología para sacarles el máximo partido. O de Wonders, una empresa de calzado familiar que incorporó la tecnología para poder seguir fabricando en España y no irse a China. Sin olvidar sectores que parecían reacios a la modernización, como la agricultura, y que ahora hasta han dado el paso de convertirse en productores de tecnología y exportan las soluciones creadas por ellos.

Canals destacó la cadena de hoteles Medplaya, que utilizan el CRM en profundidad, y que han vivido una gran transformación tanto en lo que respecta a la gestión del cliente y la oferta, como en los procesos internos. Antes eran los directores y subdirectores del hotel quienes definían las estrategias puntuales y ahora la central tiene toda la información en tiempo real y puede tomar decisiones.

La colaboración entre empresas es más necesaria que nunca

Aprender a colaborar, según Canals, es una de las asignaturas pendientes de la empresa española por tener tantos pequeños empresarios compitiendo. Pero ahora los fondos europeos nos van a demostrar que se puede colaborar en un aspecto y competir en otro. Como ocurre en la Ribera del Duero, donde utilizan sensores para descubrir el momento óptimo de la vendimia. La tecnología la han desarrollado juntas distintas bodegas que luego compiten en la tienda de vinos o el lineal del supermercado.

Garrido recordó que el problema del tamaño de las empresas en España nos obliga a ser mas colaborativos. Él siempre dice que la competencia son aquellos con quienes todavía no has descubierto la forma de colaborar. Esa es la mejor manera de hacer rentable tu empresa.

Riesgos de la transformación digital

A lo largo de toda la conversación fueron apareciendo algunas de las sombras de la digitalización, mencionadas por ambos participantes, como el excesivo poder de las grandes plataformas y la necesidad de legislar para que no se conviertan en monopolios, el gran valor que tienen nuestros datos y el deber por parte de las autoridades de proteger nuestra intimidad o la brecha digital, es decir: todas aquellas personas que no van a ser capaces de adaptarse a la transformación y van a quedar por el camino.

Ambos, sin embargo, coincidieron en la irreversibilidad del proceso. Garrido recordó que el 40% de las empresas cerrarán en los próximos cinco años, por lo que debemos prepararnos y tomarnos en serio la transformación digital. Canals, por su parte, explicó la paradoja mediante la cual, las empresas que funcionan bien se muestran más reacias a efectuar cambios o lo hacen tarde, con los peligros que eso conlleva, mientras que las empresas más nuevas son las que asumen más riesgos, actúan con mayor rapidez y acaban beneficiándose del proceso, como ha ocurrido con Tesla, Amazon o Airbnb.    

Necesidad de una formación permanente

La sociedad y la tecnología no se detienen, aseguró Garrido, incluso van cada vez más rápido. Hay que correr mucho para quedarse en el mismo sitio y hay que correr aún más más para poder avanzar un poco. Estamos en la era de la formación continua y la gente ya no se prepara durante unos serie años para tener una larga vida laboral. Ahora hay que estar permanentemente renovándose y renovando nuestros conocimientos y habilidades si queremos seguir en la economía real.

Canals recordó que la UOC nació con esa vocación, la de permitir la formación a lo largo de toda la vida y permitir a la gente que está trabajando estudiar en la universidad. Todas las universidades, en este sentido, están haciendo un esfuerzo importante para mostrarse más flexibles y poder adaptarse a las necesidades de la sociedad y las empresas, porque sin la formación permanente no seremos capaces de llevar a cabo la transformación digital.

Autor / Autora
Comentarios
Deja un comentario