Coworkers y COVID-19: Como la pandemia ha afectado los espacios de coworking

8 noviembre, 2021
coworking-cowomen

Hoy en día se sabe que el trabajo en red es muy importante para algunas actividades del campo tecnológico y creativo, puesto que la interacción entre diferentes perfiles a la hora de trabajar en un proyecto enriquece tanto el proceso creativo como la eficiencia productiva de este. De este modo de co-trabajar, en 1999, Bernard Dekoven (creador y desarrollador de videojuegos) formuló por primera vez la palabra Coworking, no refiriéndose a un espacio físico, sino haciendo alusión a la manera de trabajar en común, en red y de manera horizontal, con el objetivo de eliminar la estructura clásica jerárquica de la empresa, dando como resultado un mejor ambiente de trabajo que repercutía positivamente en el output de la empresa.             

De hecho, no fue hasta el año 2005, que en San Francisco se abrió el primer espacio de Coworking, siendo este un lugar donde los usuarios tenían total libertad para llevar a cabo sus tareas por cuenta propia. A partir de 2006, tanto el número de espacios de coworking cómo de usuarios ha ido creciendo de forma exponencial, incrementando globalmente en un 250 % el número de espacios de Coworking y cerca de un 400 % el número de usuarios entre los años 2015 y 2019.

Si miramos por áreas geográficas, a principios de 2020, la mayor parte de espacios de Coworking se encuentran en Asia, seguido de cerca por Europa y Norteamérica, con más de 4700 espacios de Coworking en cada una de las regiones. Por países, vemos que el líder en número de espacios de Coworking es Estados Unidos (con más del 18 % del total mundial), seguido de India (10 %), Reino Unido (5 %) y España (4,57 %).

Tal crecimiento se vio afectado por la situación pandémica causada por la COVID-19, que inicialmente supuso un descalabro en el uso, desarrollo y continuo crecimiento de estos espacios, sufriendo la mayoría de ellos en la primera fase de la pandemia un cierre parcial o total, con el objetivo de mantener la llamada distancia social.

Figura. Consecuencias notificadas por parte de los espacios de Coworking debido a la COVID-19 (%)

Fuente: Elaboración propia mediante datos de la encuesta realizada por coworker.com.

Si analizamos las principales consecuencias derivadas de la COVID-19 por estos espacios durante la primera fase de la pandemia[1], observamos que entre el 65 y el 71 % de los espacios de coworking sufrieron de cancelación de acontecimientos, siendo el tercer problema la baja por parte de los miembros del espacio (34,68 %). Por último, solo un 20 % de los espacios de coworking  notificaron como problema el cierre de su espacio físico.

Debido a esta situación pandémica, la mayor parte de espacios de coworking tuvieron que adaptarse a cada una de las fases de la pandemia. Así pues, durante la primera fase de confinamiento, un gran número de espacios optaron por ofrecer servicios de carácter social digital, como la realización de actividades en línea en comunidad, la provisión de productos y servicios de oficina en casa u ofrecer facilidades por aquellos coworkers confinados mediante herramientas remotas de trabajo. Ya en la segunda fase de la pandemia, cuando se relajó el confinamiento, los espacios decidieron equiparse en medidas para respetar la distancia social entre usuarios y usuarias.

Asimismo, a partir de la tercera fase de la pandemia y con la intención de recuperar el uso prepandémico e incentivarlo a nuevos usuarios, los espacios optaron para ofrecer facilidades tanto a nuevos usuarios como a los existentes, proveyendo:

  1. Políticas de cancelación más flexibles.
  2. Bajando precios de afiliación y descuentos por nuevos usuarios (por ejemplo, ofreciendo descuentos en la afiliación a estudiantes universitarios para atender las clases en línea).
  3. Nuevos “planes virtuales” y ofrecer servicios de correo virtual, en los cuales no se requiere presencia física.
  4. Eventos para miembros virtuales y talleres en línea.
  5. Colaboraciones con empresas locales para ayudar tanto a los miembros como sus familias, entre otros. Esta capacidad de adaptación, junto con la adopción de las medidas sanitarias de los espacios, han hecho que el número de coworkers sea actualmente cercano al número de usuarios de antes de la pandemia.

Por último, conviene resaltar a causa de la pandemia ha habido un cambio en el comportamiento de los usuarios. En primer lugar, con relación a los antiguos usuarios, ya que una gran parte de estos ha optado por seguir utilizando este servicio (aproximadamente un 70% del total en prepandemia), pero eligiendo coworkings más próximos a su domicilio, debido principalmente a la comodidad y con el objetivo de evitar el transporte público masificado de las grandes ciudades, optando por medios de transporte más sostenibles como ir a pie o en bicicleta. En segundo lugar, con relación a los nuevos usuarios, la mayoría de ellos hasta 2020 realizaban su actividad laboral de forma presencial y ahora en un escenario de teletrabajo, siendo su principal motivo de uso la falta de un espacio de trabajo adecuado en sus domicilios.

Así pues, este nuevo escenario propicia un aumento de la importancia de estos espacios de trabajo compartidos a corto y largo plazo, como una propuesta híbrida de trabajo, a medio camino entre el trabajo presencial de oficina y el teletrabajo en el domicilio, que día tras día gana más adeptos por su practicidad, entorno y valor añadido.


[1] Los datos expuestos hacen referencia a una encuesta que realizó coworker.com además de 14000 espacios de Coworking pertenecientes además de 172 países entre el 16 y el 18 de marzo de 2020.


Referencias

El Blog de Colonial. (2019). La historia del Coworking. De Colonial. Sitio web: https://www.inmocolonial.com/blog/la-historia-del-coworking

CoworkingResources & Coworker. (2020). Global Coworking Growth Study 2020. En línea: CoworkingResources. Informe: https://en.coworkingresources.org/hubfs/Coworking/Global-Coworking-Study-2020.pdf

Deskmag. (2019). The 2019 Global Coworking Survey. Lloc web: https://www.deskmag.com/en/2019-global-coworking-survey-market-reserach-study

Konya, K. (2021). SURVEY: How Coworking Spaces are Navigating COVID-19. De Coworker. Sitio web: https://www.coworker.com/mag/survey-how-coworking-spaces-are-navigating-covid-19

Manzini, I. & Mariotti, I.. (2021). The Effects of Covid-19 on Coworking Spaces: Patterns and Future Trends. A Effects of Covid19 on new working spaces: evidence on coworking(277-297). Cham, Switzerland: Springer.

Autor / Autora
Carles Méndez-Ortega
Doctor en Economía y Empresa por la Universitat Rovira i Virgili. Actualmente es profesor de los Estudios de Economía y Empresa de la UOC. Participa en un proyecto europeo sobre los nuevos espacios laborales (coworking) que pretende identificar la tipología de estos puestos de trabajo emergentes, revelar su distribución espacial y explicar sus patrones de localización. Sus intereses de investigación son, por un lado, la economía regional y urbana, concretamente la demografía y la localización empresarial, centrándose en empresas tecnológicas y creativas; y, por otro lado, la organización industrial y el crecimiento empresarial.
Comentarios
Deja un comentario