Consumidor y pandemia: cambio de hábitos en tiempos de crisis

12 noviembre, 2020 consumidor-pandemia

Está claro que estamos inmersos en un período de crisis económica derivado de la pandemia originada por la COVID-19. Pero esta crisis ¿las sufren todas las empresas por igual? Vamos a ver como esta crisis afecta a diferentes sectores.

En principio, podemos considerar las empresas farmacéuticas, las plataformas de streaming, fabricantes de productos sanitarios, de equipamiento informático o aplicaciones de mensajería y de videollamadas, entre las que más han crecido con la pandemia. Pero no son las únicas.

Lipstick Index

En primer lugar, vamos a ver el sector de la belleza y nos vamos a centrar en los pintalabios. Hay una teoría que sostiene que el pintalabios funciona como un buen indicador económico. El promotor de esta idea fue el multimillonario Leonard Lauder, hijo de la empresaria Estee Lauder que a principios de este siglo afirmó que cuando una economía entraba en declive, las ventas de pintalabios aumentaban. Esta teoría se basaba en la suposición de que, en tiempos de crisis, muchas mujeres optarían por pintarse los labios de rojo más a menudo para animarse con un lujo asequible. El lápiz de labios compensaría una austeridad forzosa en otros gastos más onerosos, como joyas, vestidos o zapatos. Gastos que se posponen en épocas de recesión.

A esta teoría se le llamó Lipstick Index y se ha cumplido en diversas ocasiones como durante la Gran Depresión y después de los atentados del 11-S. Como teoría económica tiene poco sustento, pero como campaña promocional es todo un acierto. La actual crisis del coronavirus no acredita este fenómeno, ya que las ventas han disminuido, dado que en un primer momento nos mantuvo encerrados en casa y posteriormente nos ha tapado la boca.

El sector de la moda no se ha quedado atrás. Se ha reorientado para la fabricación de mascarillas de diseño para ofrecer un estilo diferenciado a la ‘nueva normalidad’. La crisis del coronavirus las ha convertido en el accesorio estrella de la temporada y muchas marcas ya se han sumado a la tendencia con diseños originales que destinan, en muchos casos, parte de las ventas a luchar contra la COVID-19.

Cambios de hábito en el trabajo y ocio

Como hemos comentado anteriormente, uno de los sectores más beneficiados por la crisis de la COVID-19, sobre todo en su período de confinamiento, ha sido el de las plataformas de vídeo por streaming. Su exponente es Netflix. Durante el primer trimestre del año esta empresa duplicó su beneficio alcanzando los 709 millones de dólares, un 106% más que en el mismo periodo del año anterior. La compañía ha registrado casi 16 millones de nuevos usuarios a nivel global desde el comienzo de la pandemia.

Otras plataformas de contenido como HBO, Amazon Prime Video, Filmin o Movistar+, también se han visto beneficiadas por la situación de pandemia. Disney+, por ejemplo, ha alcanzado más de 50 millones de clientes después de su estreno en noviembre (su objetivo era de 90 millones para 2024). Quibi, el llamado Netflix de bolsillo, estrenado en EE.UU. y Canadá el pasado 6 de abril, alcanzó 1,7 millones de descargas en su primera semana. Todo indica que, aunque sus vídeos para móviles (de no más de 10 minutos) son idóneos para escapadas o desplazamientos, la gente cuando está encerrada en sus casas encuentra momentos para consumir todo tipo de contenidos.

El uso de programas colaborativos y servicios de vídeollamada ha sido otra de las actividades que se han visto impulsadas de manera significativa durante la crisis de la COVID-19. Entre los más utilizados destacan Teams y Skype (de Microsoft), Webex (Cisco), Slack y Zoom Video Communications. Esta última que cuenta con más de 300 millones de usuarios pese a los problemas de seguridad de la plataforma, que la compañía ha ido corrigiendo.

En mayo y junio el mercado de la bicicleta ha visto aumentar hasta un 400% las ventas.

La industria de la bicicleta también se ha visto grandemente beneficiada. La venta de bicicletas se ha disparado en España, entre un 300 y un 400% según la Asociación de Marcas y Bicicletas de España (AMBE). Los fabricantes están desbordados y tienen problemas para responder a la demanda creciente de este modo de transporte alternativo. Como prueba de que pedalear está de moda, desde febrero, la búsqueda de rutas en bicicleta en Google Maps ha aumentado casi un 70%. También se registró un récord en la búsqueda de reparadores de bicicletas en la plataforma de Google. Los usuarios consideran el uso de la bicicleta como una forma de evitar los vagones de metros y autobuses atestados, sobre todo en tiempos de la COVID-19, y también de recobrar un sentimiento de libertad tras semanas de confinamiento. Solo queda ver si este cambio de hábitos en la movilidad se consolida o solo permanecerá mientras dure la crisis.

El comportamiento del consumidor

Por otro lado, también podemos afirmar que la crisis sanitaria producida por el coronavirus ha dado lugar a importantes cambios en el comportamiento del consumidor. En el pasado ya se preveía una cierta evolución del consumidor hacia el entorno online, pero con la actual situación esta actitud ya se ha agudizado. Ha habido cambios, no solo en la forma en la que las personas compran, sino en cómo lo hacen.

Los consumidores post-COVID tendrán una actitud diferente respecto a las marcas en comparación con la etapa de cuarentena. En esta primera fase muchos consumidores hicieron de su hogar su espacio de entretenimiento, de trabajo, de compras y hasta de ejercicios. El cuidado físico y mental se ha convertido en una actividad imprescindible en la vida de muchas personas.

comprar en tiempos de pandemia

Es obvio que, tras la pandemia, nuestras vidas ya no serán las mismas. Nadie está a salvo de contagiarse y existirán medidas que seguir para prevenir el contagio tanto a nivel social como profesional. El marketing 360° es una de las estrategias más completas para adaptarse a este nuevo contexto. Permite mostrar el producto de la empresa desde todos los ángulos, brindándole al cliente un nivel de interacción más intenso con el producto sin tener que dirigirse a un local. El papel de la creatividad tanto en el marketing como en la publicidad será clave.

Pero hay que tener claro que para que el éxito sea total, el producto o servicio que se esté promocionando, tiene que estar a la altura. Con todo esto, la fidelización de los clientes y la imagen de marca tienen que alcanzar su máximo potencial.


Fuentes:

Cinco Días (2020). Los ganadores empresariales de la pandemia son tecnológicos.

elEconomista.es (2020). ¿Por qué en tiempos de crisis se venden más pintalabios rojos?

El País (2020). Netflix suma casi 16 millones de nuevos usuarios durante la pandemia.

El País (2020). Las tiendas de bicicletas disparan sus ventas tras el coronavirus

Lemon (2020). ¿Cuál es el comportamiento del consumidor después del COVID-19?

Autor / Autora
Doctor por la Universitat de Lleida y Licenciado en Economía por la Universitat de Barcelona. Profesor colaborador de la asignatura Dirección de marketing del Grado en Marketing e Investigación de Mercados de los Estudios de Economía y Empresa de la Universitat Oberta de Catalunya.
Comentarios
Deja un comentario