8 puntos clave en la transformación digital de la empresa

4 mayo, 2021
transformación digital

Como dice David Rogers, autor del libro The Digital Transformation Playbook, “La transformación digital no va de actualizar tu tecnología, va de actualizar tu estrategia y tu forma de pensar”, y Eduard Martín Lineros, director del Programa 5G de la Fundación Mobile World Capital Barcelona y profesor del Máster de Innovación y Transformación Digital de la UOC, añade que la tecnología «es un instrumento facilitador y clave para ello, pero es lo último por lo que debemos preocuparnos al transformar digitalmente nuestra empresa».

Martín, quien fue el ponente principal del webinar Transformación digital de la empresa, organizado por los Estudios de Economía y Empresa de la UOC, afirma que “la innovación ha llegado a la empresa para quedarse”.

En esta entrada os presentamos algunas de las pistas que ofreció el experto durante el seminario web para transformar digitalmente nuestra empresa.  

Aspectos a tener en cuenta para impulsar la Transformación Digital:

1. Lo primero, las personas

La tecnología que es un instrumento facilitador y clave para la transformación digital, pero también es necesario un enfoque estratégico: poner en el centro al cliente y conseguir el compromiso de las personas que integran la organización, ya que se requiere un cambio organizativo y cultural para poder ofrecer los mejores productos y servicios y hacer los procesos productivos más eficientes y eficaces. Es importante que los usuarios de esos productos y servicios pueda participar de alguna manera en el proceso, han de ser actores activos y participativos de la transformación digital.

Sólo incorporando a las personas como centro de la transformación para su mejora global, conseguimos procesos de transformación digital efectivos. Por eso, un factor a tener en cuenta una vez nos embarcamos en este proceso son las competencias digitales. Hay que capacitar, que muchas veces no es lo mismo que formar. Se necesita comprender el proceso de negocio y la herramienta digital que se aplica.

2. El reino de los datos

Vivimos en la era de la infodemia. Los datos son fundamentales en las empresas y aún más, el tratamiento y su combinación para obtener información de valor, para mejorar servicio y productos. Hoy tenemos datos que se obtienen de muchas maneras, de diferentes fuentes y a través de muchos dispositivos –datos en avalancha- y que nos aportan información de contexto. En este sentido, también hay una transformación digital interna de las empresas que les va a conducir a una mejor obtención, uso y tratamiento y generación de información a través de los datos.

3. La revisión de procesos

Algo muy habitual es mimetizar los procesos que funcionan sin herramientas digitales a los procesos en que las tendremos. Este primer estadio se llama automatización. Las herramientas que vamos a tener son tan potentes que vale la pena revisar los procesos teniendo en cuenta la capacitación de las personas, las necesidades, la comunicación, etc. de los procesos productivos para aprovechar la potencia de aquello que se va a introducir.

4. El valor añadido

Poner a las personas en el centro y utilizar la innovación para mejorar y los datos para obtener mayor información y acercarnos a nuestro público objetivo de una manera más apropiada.

5. La innovación y la metodología

La gestión de la innovación es clave para la transformación. Sólo con procesos cuidadosos de innovación se consigue el efecto transformador, y se consigue que la tecnología pueda transferirse a los modelos productivos. Hay que tener en cuenta que la innovación es un proceso y no una actividad. Hay que gestionarla, y por ello es imprescindible aplicar una metodología. Empezar definiendo una estrategia clara y focalizar. Es importante crear agendas digitales, es decir, establecer un plan y pensar en la gestión de proyectos.

6. La competencia.

Todo el mundo innova, las herramientas avanzan muy rápido y las competencias son más duras porque siempre hay alguien que tiene  el último producto. La competencia es feroz y aunque utilicemos herramientas de última generación siempre nos encontraremos con alguien que va más rápido.

7. La tecnología, ¡por fin!

No funciona poner la tecnología para cambiar la experiencia de usuario si no está todo el mundo muy convencido. ¿Por qué?  El cambio cultural que se va a producir con la introducción de la tecnología va a ser muy importante, pero se puede controlar. Y es que el proceso de la transformación digital tiene por objetivo un mejor servicio y/o producto, con la mejor experiencia de alto valor añadido para el usuario final.

8. El gobierno

La transformación digital nunca se acaba y es cíclica: las empresas saben que no podrán estar siempre con esas tecnologías digitales que incorporan y que entran en un círculo de renovación digital, por lo que hay que establecer un gobierno digital y hablar de los nuevos roles que aparecen. Es importante tener ese gobierno digital y el soporte de la gerencia porque esos procesos de transformación suelen hacer daño (cambio de estructuras, adecuación en el trabajo de los profesionales…). Buscamos cambiar el modelo, agilizando y revisando la cultura, industrializando o globalizando.

¿Cómo abordar la transformación digital?

Hay estudios que afirman que la transformación digital es la preocupación número 1 de las personas responsables de una empresa y, sin embargo, el 70% de las iniciativas de transformación digital no alcanzan sus objetivos. «Las herramientas deben ser consecuencia de las necesidades, no las deben generar» asegura Martín, «el reto que se asume es un cambio cultural»

Para conseguir transformaciones digitales reales, hay que ajustarlas a las necesidades de cada entidad y proyectarlas al futuro, introduciendo la colaboración, la co-creación y la gestión transversal, como elementos clave del nuevo modelo resultante.

El camino de tres pasos

  1. Descubrir cuáles son nuestros desafíos transformacionales. No se pueden asumir en bloque así que hay que focalizarlos centrándonos en el usuario, creando una cultura adaptativa y participativa, fijándonos en las capacidades digitales. En esta etapa hay que ver el grado de madurez digital, qué precisa nuestra empresa, qué tendencias hay en el mercado, qué pide el cliente, etc.
    • Acciones que llevamos a cabo en ese paso: determinar mapa de negocio, indagar sobre las tecnologías que nos pueden ayudar, conocer los hábitos y comportamientos de nuestros clientes/usuarios, evaluar las amenazas y las oportunidades, y dimensionar nuestras capacidades digitales.
  1. Desarrollar y diseñar lo que nos vaya a servir para producir este cambio, entender quién es el destinatario de la transformación. Construir el customer journey, pero también el de los trabajadores, construir nuestro mapa de expectativas y conceptualizar nuestras propuestas digitales.
  1. Definir la estrategia digital: una agenda, la selección de herramientas y un plan de transformación completo.
    • Acciones que llevamos a cabo en este paso: definir las propuestas de valor añadido, nuestras capacidades internas reales, un relato motivador para todos los agentes implicados.  

En este artículo encontrarás en vídeo la ponencia completa del profesor Eduard Martín sobre la Transformación Digital de la Empresa y si quieres saber más, consulta nuestro Máster Universitario de Innovación y Transformación Digital.

Autor / Autora
Redactora colaboradora
Comentarios
Deja un comentario