El sube y baja de las tasas aéreas: del flygskam a Thomas Cook.

avión miniatura

PABLO DÍAZ LUQUE TURISMO – 15 de octubre de 2019 Este verano ha estado presidido, al menos para mí (ver video), por el debate introducido desde el norte sobre lo contaminante del transporte aéreo frente al ferroviario. Bajo el término flygskam (construcción sueca que significa la vergüenza de volar en avión) hemos conocido que el transporte aéreo contamina 20 veces más que el tren. Concretamente el avión contamina, de promedio, unos 285 gramos de CO2 por persona y kilómetro volado, mientras que un tren emite 14 gramos de CO2 por persona y por kilómetro de media. El movimiento es paralelo[…] Continuar llegint…