Packaging online: ¿(des)amor a primera vista?

JOSEP MARIA CATALÀ

MARKETING – 4 de julio 2019



Las ventas online no paran de crecer: a finales de 2017 han aumentado un 26,2% de tasa interanual, según la CNCM, y estos datos se quedan cortos cada día que pasa. No solo se compran productos, también se adquieren experiencias, regalos hacia personas queridas o incluso hacia uno mismo. Tanto crecimiento, tanto volumen de negocio, pero aún hay un apartado que queda olvidado y en un segundo plano: el packaging con el que nos llega el producto, en la mayoría de casos en la caja de cartón más anodina posible, lo que puede llegar a provocar cierta desazón en la compra online.

Uno de los puntos fuertes de cualquier producto, y donde se invierte mucho dinero, es en la presentación del producto: como nos llega, qué formato final tendrá para causar una buena impresión, para diferenciarse de la competencia, para que se recuerde; en definitiva, se invierte en el contenedor que llevará nuestro producto. Pero cuando hablamos de compras por Internet parece que el packaging pasa no solo a un segundo plano, muchas veces a un tercer plano.

La mayoría de entregas que se realizan en compras online se presentan en un formato universal: una simple caja de cartón (más o menos grande, más o menos protegida) que no pasa de ser la primera impresión que recibimos del producto: puede llegar a crear una sensación de poco apego a la compra, hasta puede parecer que el producto adquirido (sin tener en cuenta el desembolso económico realizado) no tenga valor alguno.

Diferenciar nuestro producto con un buen packaging

Antes de la popularización de Internet y de los operadores online, el packaging era uno de los pilares del producto: servía para atraer al consumidor, para diferenciarse o bien para resaltar el producto en el maremágnum de la competencia a la hora de comprar.

Perfumes, vinos, productos de lujo, hay un sinfín de ejemplos que pueden nombrarse para indicar como el envase y el etiquetado han servido, y sirven, para diferenciarse: formas, colores, tipos de letra, son características que determinan a un producto y le dan esa vida, esa diferenciación ante el resto.

Pero con la venta online muchos de estos productos acaban dentro de una caja de cartón, con una etiqueta de entrega que hace que pierdan mucho de su glamour, de su personalidad, en definitiva, que pasen a ser productos sin atractivo para el usuario final. También hay que tener en cuenta que la venta online tiene sus pequeños inconvenientes para muchos productos, como es su manejo y procesamiento, lo que nos puede llevar a eliminar muchos tipos de envases para evitar que el producto llegue deteriorado o roto.

La recepción del producto por parte del usuario final es un momento mágico: recibir el paquete, ver el tamaño, forma, volumen, etc., son aspectos del producto que pueden llegar a decir mucho, más si es un regalo que se envía a otra persona, por lo que el paquete para el envío online tiene que diferenciarse, seguir la política del envase y etiquetado original para poder diferenciarse y que el receptor no pierda la sensación de haber comprado un producto de alto valor.

Innovación en el etiquetado y embalaje

Por suerte ya empiezan a despuntar empresas que se dedican a realizar embalajes especiales para la venta online, de forma que los fabricantes que ofrezcan una diferenciación en su producto para el comprador pueden tener la seguridad de disponer de embalajes especiales con las necesidades adicionales de la venta por Internet, pero sin perder a la personalización del envío.

El mercado del packaging por Internet tiene que tender a buscar nuevas soluciones (como las cajas y bolsas con más de una vida útil), innovar en realizar nuevos tipos de embalaje para ayudar en la creación de valor para el producto y no caer en la tentación de poner envases económicos para ahorrar en el envío. Las tendencias del mercado indican que las ventas online seguirán creciendo, por lo que la innovación en el etiquetado y embalaje pasarán por poder ofrecer productos más innovadores y que representen el valor que el productor quiere ofrecer a sus productos.

Un trabajo conjunto entre productor y fabricante de embalajes dará valor a la venta online y ofrecerá nuevas posibilidades de negocio en toda la cadena, aportando valor y nuevas inversiones, así como mejorar la imagen de los envíos por Internet. Es una oportunidad de mercado que no se debe desaprovechar, el packaging online personalizado es un reto de futuro para todas las partes, desde el productor al consumidor final.


Fuentes:

Marketing4ecommerce: “El ecommerce español alcanza su mayor tasa de crecimiento interanual desde 2015

Interempresas: “Top 10 embalajes para ecommerce en 2018”.



*Josep Maria Català Santainés es profesor colaborador de la asignatura Dirección de marketing del Grado en Marketing e Investigación de Mercados de los Estudios de Economía y Empresa de la Universitat Oberta de Catalunya (UOC)

About Economía y Empresa

Estudis d'Economia i Empresa de la Universitat Oberta de Catalunya (UOC) / Estudios de Economía y Empresa de la Universitat Oberta de Catalunya (UOC)
Bookmark the permalink.

Deixa un comentari

L'adreça electrònica no es publicarà. Els camps necessaris estan marcats amb *

Aquest lloc utilitza Akismet per reduir el correu brossa. Aprendre com la informació del vostre comentari és processada