“100 anys de congressos de Turisme de Catalunya”, una visión histórica de la evolución del sector

24 enero, 2020 100-anys-congressos

El 9 de enero, en el transcurso de los Galardones de Turismo de Cataluña 2019 celebrado en el Palau de la Generalitat, se presentó la publicación ‘100 años de congresos de turismo de Cataluña’ con motivo de la conmemoración del centenario del primer Congreso de Turismo de Cataluña. an Miquel Gomis, profesor de los estudios de Economia y Empresa de la UOC, presentó la publicación con esta intervención que aquí os compartimos:

Con motivo del centenario del primer congreso de turismo celebrado en Cataluña, la Dirección General de Turismo de la Generalitat ha editado una publicación conmemorativa.

Se trata de una publicación escrita por académicos que ha estado orientada con un carácter divulgativo que incluye seis capítulos, cada uno de los cuales hace referencia a uno de los congresos de turismo que se han celebrado en Cataluña desde el año 1919, hace un siglo. Sus autores han sido, siguiendo el orden de sus capítulos, Albert Blasco, Saida Palou, Maria Abellanet, Joan Miquel Gomis, Esther Martínez y Salvador Anton

La publicación no es sólo una cronología descriptiva de los acontecimientos, sino que hace un esfuerzo para contextualizar cada congreso históricamente, facilitando la interpretación y la reflexión desde la perspectiva actual.

Para analizar la historia del turismo en este último siglo, sus congresos, con sus fortalezas y debilidades, son una referencia ineludible. Y esta publicación que hoy presentamos es una guía imprescindible para estudiarlos y, en su caso, extraer lecciones que puedan ser útiles en un contexto como el actual marcado por los interrogantes y las incertidumbres.

De los seis congresos relacionados, tres se celebraron el siglo XX y tres en el siglo XXI. Pero esta clasificación debería ir más allá. Los dos primeros, los de los años 1919 y 1921, nos permiten ampliar la mirada y salir del marco que nos presenta el turismo como un fenómeno moderno que se desarrolla en la segunda mitad del siglo XX. Ciertamente es en este periodo cuando el sector, por una serie de razones políticas, económicas y sociales experimenta un crecimiento exponencial en Europa.

Los dos primeros congresos del primer tercio del siglo XX supusieron un impulso para el todavía incipiente sector turístico catalán

Pero ir más allá en el tiempo y situarnos en el primer tercio de aquel siglo nos ofrece una visión muy interesante. De entrada, el análisis de buena parte de los ejes temáticos de los congresos del 19 y del 21 nos ofrece una visión que no se aleja estructuralmente de los ejes temáticos clave también en la actualidad: la coordinación entre iniciativa privada y la pública, la reclamación de políticas de planificación de las infraestructuras para impulsar las actividades turísticas y la ordenación de la oferta, los requerimientos de la promoción y dinamización económica del sector y las técnicas para aplicarlos o incluso la formación de los profesionales, aspecto capital que ya aparece en el primer congreso de 1919.

Específicamente, en el capítulo relativo a este congreso del 19, el doctor en historia contemporánea Albert Blasco nos presenta una visión futurista del turismo como herramienta impulsora de la economía, la mejora social y la paz. Una reivindicación, que un siglo después es plenamente vigente. Blasco hace en este apartado una descripción del contexto social, político, cultural y económico muy condicionado por el impacto de la pérdida de las últimas colonias españolas a finales del siglo XIX.

Es en este entorno, en el que una entidad tan emblemática como la Sociedad de Atracción de Forasteros, impulsora y organizadora del congreso, identificó las posibilidades que la actividad turística podía ofrecer como dinamizador económico con una visión social. Entre sus iniciativas figura la reivindicación de estructurar políticas turísticas, prácticamente inexistentes hasta entonces.

Abundando en estas cuestiones, Saida Palou, doctora en Antropología de la Universidad de Girona, en el capítulo referente al segundo congreso de 1921, celebrado en Tarragona, nos describe un marco en el que el turismo representa aún una actividad poco relevante, pero en el que identifican movimientos que apuntan hacia el impulso de la industria turística catalana en forma de mejoras en las infraestructuras de alojamiento o de transportes.

Palou describe como el turismo incipiente en aquella época no es el resultado de una política sectorial planificada sino más bien el resultado de un proceso en el que se extienden las prácticas turísticas por el impulso realizado por las organizaciones y agentes privados. Es por ello que uno de los objetivos del congreso de 1921 era el de presionar a las instituciones para crear los marcos políticos necesarios para la gestión y promoción eficiente del turismo.

Estos dos primeros congresos del primer tercio del siglo XX supusieron un impulso para el todavía incipiente sector turístico catalán, y representan una primera fase del centenario de los congresos que estamos analizando.

Lejos de los escenarios de turismo incipiente descritos en los dos primeros congresos, en 1979 el turismo de masas ya era una realidad.

En la segunda fase encontramos ya el Congreso de 1979 que tiene como epicentro nuevamente la ciudad de Barcelona. La doctora Maria Abellanet, consellera delegada del CETT, consejera delegada del CETT, describe el contexto político y social con el paso de la dictadura franquista a un régimen democrático con el restablecimiento de la Generalitat.

Fue, en palabras de Abellanet, el congreso de la transición y de la búsqueda de la identidad turística catalana que recogía también el espíritu del Congreso de Cultura catalana de 1977 en el que el turismo y tuvo presencia con la creación de un ámbito específico de trabajo.

La Constitución y el Estatuto de Cataluña daban paso a un nuevo marco regulador que debía facilitar las herramientas para el diseño de políticas de ordenación turística en un momento clave. Lejos de los escenarios de turismo incipiente descritos en los dos primeros congresos, en 1979 el turismo de masas ya era una realidad. Y se esperaba que el nuevo marco regulador permitiera afrontar los retos que presentaba. Junto con los indudables efectos positivos del sector, desde el congreso se advertía también de los riesgos que representaban el crecimiento descontrolado o el monocultivo turístico.

Después de estas dos primeras fases de los congresos de turismo en Cataluña, la fase primera del turismo incipiente de los eventos de 1919 y 1921, y la fase segunda, la del congreso de 1979 de transición, se inicia la tercera con los congresos que se celebran en el siglo XXI.

La visión transversal y profunda del Congreso de 2001 permitió identificar las claves de una transformación en entornos de innovación, algoritmos e inteligencia artificial

El Congreso celebrado en 2001 nuevamente en Tarragona es el símbolo de este cruce que representa la intersección de dos siglos. El cierre del XX y el nacimiento del XXI. Un nuevo siglo sobre el que se habían generado grandes expectativas ligadas al desarrollo tecnocientífico y los retos económicos y sociopolíticos que implicaba.

El congreso trasladó al ámbito turístico esta reflexión. Visto con la perspectiva actual, podemos afirmar que la visión transversal y profunda del congreso permitió identificar las claves de una transformación del inicio de la que se puede situar en 1995 con la implementación de la red Internet en el mundo de la empresa y las organizaciones y que continúa hoy, en una nueva fase en entornos de innovación, entre algoritmos e inteligencia artificial.

Dibujaba el nacimiento de una nueva economía de la que se consideraba que el turismo era un ingrediente básico. Para afrontar los retos que empezaba a plantear este cambio, se proponía premonitoriamente ampliar las dimensiones de la definición más clásica de la calidad de los destinos turísticos para situarla, de manera simplificada, en el ámbito de la sostenibilidad económica, social y ambiental. Un aspecto clave para un sector que se describía como elemento esencial para la proyección exterior del país.

Todo ello en un contexto en el que el congreso planteó varios debates hoy todavía vigentes sobre la necesaria colaboración público-privada, la financiación de los municipios, o los peligros (confirmados años después) de ligar en exceso los intereses turísticos y los inmobiliarios . También se advirtió sobre los riesgos de competir con estrategias basadas exclusivamente en el precio, como hizo el entonces consejero Antoni Subirà, alertando sobre la emergencia de destinos competidores con estructuras de costes más reducidas. Un argumento que veinte años después todavía se presenta a menudo como novedad.

joan miquel gomis congres
Joan Miquel Gomis en el acto de presentación de la publicación
Fuente: Agència Catalana de Turisme

Dentro de la tercera fase de los congresos, el quinto celebrado por primera vez en Girona en 2004 tuvo como principales elementos de debate aspectos de la política pública relacionados con el turismo, como el paisaje, la formación, la financiación de los municipios ( con el protagonismo especial de la tasa turística) o la organización de la promoción turística, como expone la profesora de la Universidad de Girona, Esther Martínez.

En buena parte, este congreso, recuperaba y hacía un seguimiento de temas estratégicos para el turismo de Cataluña que habían sido analizados en el congreso de 2001 y reforzaba algunas de sus ideas como el de los retos de la sostenibilidad territorial.

Martínez expone como en este congreso se advierte sobre cuestiones plenamente vigentes hoy, como las repercusiones negativas de un desarrollo no sostenible, con impacto sobre el medio natural. Y alertaba también sobre potenciales conflictos entre residentes permanentes y temporales.

El último congreso de turismo hasta ahora celebrado en Cataluña, tuvo como escenario Port Aventura, en 2008. Como explica el catedrático de la universidad Rovira i Virgili, Salvador Anton, a diferencia del congreso anterior centrado mes en temas de política publica , este se orientó en la discusión sobre modelos de negocio y estrategias para mejorar los resultados de las empresas turísticas.

A petición del sector empresarial, esta visión orientó el contenido del programa congresual con temas como la innovación, la internacionalización, la competitividad y la promoción. El congreso, con esta orientación claramente empresarial, estuvo Influenciado por el entorno económico que ya daba signos de una evidente crisis internacional que marcaría decisivamente la actividad de los años siguientes. Y ayudó a definir los retos de la actividad en el contexto económico, político y social de la segunda década de los años 2000.

Es necesario que la información de calidad de los implicados en la actividad turística fluya, se comparta y analice

Desde este último de 2008, no se ha celebrado ningún otro congreso. Probablemente, en la sociedad actual tan tecnológica, compleja y diversa se dispone de mecanismos y plataformas alternativas para canalizar las reflexiones y las acciones derivadas de los congresos tradicionales.

Pero si se considera que los congresos ya no son necesarios, sí que habría al menos periódicamente replantearse la definición de aquellos mecanismos y plataformas alternativos que deben garantizar de manera eficiente que uno de los principales bienes del sector, la información de calidad que circula entre los diferentes y cada vez más diversos actores públicos y privados implicados en la actividad turística fluya, se comparta, analice y sintetice para que esta información de calidad se convierta en conocimiento útil para la toma de decisiones más adecuadas para un sector que, como hemos visto, ha sido, es y será estratégico para Cataluña.


Podéis descargaros la publicación en el siguiente enlace: ‘100 anys de congressos de turisme de Catalunya

Sobre el autor

Profesor de los Estudios de Economía y Empresa de la Universitat Oberta de Catalunya (UOC). Profesor del Grado en Turismo y del Máster universitario en Turismo sostenibilidad y TIC. Miembro del grupo de investigación en Turismo de la UOC NOUTUR. Director de Oikonomics, Revista de Economía, Empresa y Sociedad de la UOC.

Comentarios

Deja un comentario