Lecciones del 6-1

EMPRESA – Artículo publicado a 9 de Marzo de 2017.


La propia lógica de las cosas nos dice que si un equipo recibe cuatro goles y no es capaz de meter ninguno en el partido de ida, entonces es que el otro equipo es mucho mejor y que por muy motivado que esté en el de vuelta, la probabilidad de vencer y clasificarse son muy remotas. De hecho la UEFA cifraba en un 0% de probabilidades que el equipo pudiera pasar ante el Paris Saint Germain. Nunca ningún equipo lo había hecho antes y por eso la UEFA decía lo que decía.


Empezaré diciendo que no escribo este artículo porque el FC Barcelona se haya clasificado para los cuartos de final de la Champions. Lo hago porque es la primera vez que un equipo en esta competición se clasifica superando un 4-0 en el partido de ida.

También tengo que decir que si en el futuro otro equipo realiza una remontada semejante, y sobre todo si es la primera vez que un equipo hace una gesta parecida o bate un record remarcable, haré un artículo parecido (sea el equipo que sea…).

Fuente: http://www.fcbarcelonanoticias.com/uefa-da-0-posibilidades-al-barca-pasar-ante-psg-197596-2017-03.php

Como ya he expresado anteriormente la motivación de escribir este artículo es debido al hecho de que es la primera vez que se hace, y lo quiero poner como ejemplo de superación en un contexto muy adverso, y dentro de un mundo, como es el del deporte de alta competición y especialmente del fútbol, que nos ofrece diariamente ejemplos de trabajo en equipo y de superación de límites. Me ha interesado este caso, porque aparte de la victoria en sí misma es importante ver como se ha producido.

 

Derrota por 4-0

Desde mi punto de vista las claves para el éxito pasaban por digerir una derrota especialmente dolorosa. La del 4-0 en el partido de ida, en el campo del París Saint Germain. Si se ha de poner un ejemplo de partido nefasto podría ser ese. A veces es conveniente reconocer que las cosas no funcionan bien, -en ese partido no salió nada bien-. En una competición de estas características, con un partido de ida y otro de vuelta, cuando un equipo no puede ganar, ha de intentar dos cosas: primero, minimizar los goles recibidos; y segundo intentar meter alguno. Seguramente no hace falta hacer un Máster para entrar en este tipo de consideraciones, pero eso nos lleva a pensar lo importante que es la adaptación a circunstancias cambiantes.

Primera conclusión: Es importante adaptarse al contexto.

Y por tanto, reconocer que a veces conviene minimizar las pérdidas ante la imposibilidad de ganar. Este punto no se consiguió en su momento.

Victoria por 5-0

La segunda clave fue el siguiente partido. ¿Cómo se puede enderezar el ánimo de un equipo que sale de una derrota tan dolorosa? La respuesta es sencilla: con una victoria. Y unos días más tarde se pudo comprobar con el partido frente al Celta de Vigo, donde el equipo se demostró a si mismo que era posible meter 5 goles y además jugar bien, mostrando buenas sensaciones. Para ello era necesario que el equipo se demostrara a sí mismo que se podía hacer, era necesario autoconvencerse.

Segunda conclusión: Es importante el autoconvencimiento de que es posible conseguir el objetivo.

Estoy casi seguro  de que si en ese partido se hubiese perdido o incluso ganado por una diferencia menor de goles, el FC Barcelona no habría superado la eliminatoria. El equipo salía cohesionado y con un objetivo claro: marcar cinco goles y no recibir ninguno. Después se vio que el objetivo inicial debía ser cambiado sobre la marcha.

Victoria por 6-1

La importancia de una victoria depende siempre de tu adversario. Contra quién la has conseguido. Cuanto más poderoso es el contrincante mejor sabor deja esa victoria. Pero es que además, nunca una victoria fácil será épica. Si se hubiera conseguido un 6 a 0 a falta de 20 minutos todo el mundo habría dicho que se conseguía la victoria y la clasificación pero hubiera faltado ese detalle de suspense y emoción. La épica hay que trabajarla, la épica supone luchar contra un adversario que tiene también su objetivo, su estrategia y su táctica. La épica está en recibir un gol y con un 3 a 1 pensar como equipo que todavía hay algo por lo que luchar. El objetivo inicial de 5 goles y no recibir ningún gol se tuvo que cambiar sobre la marcha. Estoy seguro que el entrenador Luis Enrique ya aleccionó a sus jugadores sobre este punto.

Tercera conclusión: Es necesario tener un plan B.

Los adversarios también juegan, utilizan muy bien sus recursos y emplean tácticas elaboradas para desbaratar tus planes.

En este punto quiero recordar una frase motivadora que está muy relacionada:

“La única batalla que se pierde es la que se abandona”.

Se pone de manifiesto la importancia de la motivación. Saber que se puede hacer.

En este momento del encuentro el FC Barcelona necesitaba 3 goles para clasificarse y solo disponía de escasos minutos para hacerlo.

Con un gol de penalti marcado por Messi, se vislumbró de nuevo la posibilidad real de conseguir el objetivo propuesto. Aquí me gustaría resaltar una cosa, y está relacionada con el liderazgo. A partir de este momento el liderazgo del mejor jugador del mundo se apoyó en la calidad de Neymar, al que cedió protagonismo y responsabilidad. Porque fue Messi el que decidió no tirar la falta (no favorecía a un jugador zurdo), en beneficio de Neymar. Y no lo desaprovechó, con los nuevos galones Neymar fue capaz de marcar un gol de falta, otro de penalti y dar el pase final para que Sergi Roberto marcara el gol definitivo. Todo ello en escasos minutos.

Cuarta conclusión: El auténtico líder es capaz de tomar exclusivamente las mejores decisiones en beneficio del equipo.

Cualquier otro jugador habría insistido en tirar la falta. No podemos predecir el futuro, pero la realidad es que se tomó la mejor decisión posible. Siempre en beneficio del equipo y no del jugador individual.

Finalmente es el momento para hablar de la épica. Como ya he comentado anteriormente, no hay épica si la victoria no se va fraguando con el paso del tiempo y se consigue en el último suspiro. El gol de Sergi Roberto (a pase de Neymar) fue épico porque en la última jugada cuando todo el mundo esperaba el disparo de Neymar, cedió el protagonismo a Sergi Roberto, un jugador mejor situado. Para él fue el último pase, el del gol de la victoria, y también, todo hay que decirlo, de la gloria.

Quinta conclusión: El liderazgo compartido es el auténtico liderazgo.

Nunca un equipo dependerá de una, dos o tres personas. Para ser un equipo excelente cada uno de sus integrantes ha de ser un líder.

A partir de este momento, con una clasificación en el último momento entiendo que el relato del partido se convierte en pura emoción. Aquí me gustaría recordar una frase de Pep Guardiola, dicha el 19 de Octubre del 2016. Después de perder contra el Barça por 4-0.

En el futbol se han de hacer tres cosas (lo escribo de memoria):

“Hay que jugar, hay que jugar bien y hay que emocionar”.

Nunca una frase ha servido para tantas cosas. Una auténtica enseñanza para la vida, y no estoy hablando sólo de fútbol.

Sexta conclusión: Cuando con nuestro trabajo honesto somos capaces de generar emoción hemos llegado a la cima.

Felicidades a todos los que sueñan.


Enric SerradellENRIC SERRADELL LÓPEZ

Profesor de los Estudios de Economía y Empresa y Director de los programas Executive Education MBAs y Programas Directivos de la Universitat Oberta de Catalunya (UOC).


About Economía y Empresa

Estudis d'Economia i Empresa de la Universitat Oberta de Catalunya (UOC) Estudios de Economía y Empresa de la Universitat Oberta de Catalunya (UOC)
Bookmark the permalink.

Deixa un comentari

L'adreça electrònica no es publicarà. Els camps necessaris estan marcats amb *