Claves para el éxito del trabajo en equipo

EMPRESA – Artículo publicado a 5 de Septiembre de 2017.


¿Cuáles son los aspectos que determinan el éxito de un grupo de trabajo? ¿Qué puede hacerse para formar equipos eficaces? ¿cuáles son las diferencias entre un equipo y un equipo de alto rendimiento? Éstas son algunas de las preguntas que nos formulamos a menudo todos aquellos que trabajamos con personas. En la universidad nos encontramos de forma sistemática con la necesidad de crear equipos de trabajo, y a menudo con el objetivo de que estos grupos sean altamente competitivos. Nos gustaría explicar en este artículo nuestra experiencia con la creación de grupos competitivos y comentar los resultados de proyectos globales que nacieron con la intención de responder a la pregunta: ¿Cuáles son los factores que determinan el éxito de un equipo?


Pensamos que todos hemos tenido alguna experiencia trabajando en grupo, y probablemente en algunos de ellos hemos tenido lo que podemos considerar éxito y en otros todo lo contrario. Si intentáramos explicar las diferencias entre las dos experiencias: el éxito y el fracaso, la primera respuesta, y tal vez la única, serian las diferencias entre los dos grupos debidas al resto de integrantes. En un grupo tal vez nos sintiéramos cómodos y con un feeling inmediato con el resto de los componentes; en otro tal vez monopolizara demasiado el debate una o varias personas y nunca nos sentimos invitados a participar. Las diferencias se suelen explicar por cómo el resto de personas interactuaba entre ellos y con nosotros, pero es que nosotros seguramente actuábamos diferente en los dos grupos! Ello nos muestra la complejidad de las relaciones entre personas y la necesidad de una inteligencia emocional que nos permita evolucionar, participar, disfrutar de las experiencias del grupo. Y por qué no, ser altamente competitivo.

En muchas empresas los ingenieros trabajando en proyectos de innovación son animados a trabajar juntos. Los resultados muestran que el grupo tiende a innovar  más rápido, detecta los errores más fácilmente y encuentra mejor las soluciones a los problemas encontrados. El trabajo en equipo muestra también que los participantes tienen mayor grado de satisfacción con la empresa.

Hace unos años Google inició un estudio para encontrar la fórmula mágica para la creación del grupo perfecto. Para ello utilizó el máximo de variables imaginable, por ejemplo analizando cómo y con quién se acostumbraba a compartir la comida, de tal manera que los trabajadores más productivos tenían un mayor rango de compañeros potenciales para la comida. Algunos mitos de la creación de equipos de alto rendimiento manifiestan como positivo que los integrantes del equipo tengan relaciones de amistad fuera del lugar de trabajo, o que los mejores equipos son aquellos cuyos integrantes son los mejores a nivel individual; las dos afirmaciones se mostraron como incorrectas.

Google inició su proyecto Aristotle (Aristóteles) en 2012, estudiando centenares de equipos, y lo hizo, como no puede ser de otra manera, trabajando en equipo, creando un grupo de estadísticos, psicólogos, sociólogos e ingenieros. Este equipo multidisciplinar y que según todos los parámetros conocidos permitiría innovar más eficazmente, analizó  otras variables como la coincidencia de hobbies, el grado de amistad entre los componentes o la diversidad de género, y a pesar de disponer de los mejores especialistas y de los datos necesarios no fue posible obtener el patrón del éxito de los equipos. No había una receta mágica para obtener el éxito del trabajo en grupo. Grupos de éxito eran extraordinarios amigos mientras que en otro eran casi desconocidos y sin relación alguna fuera del trabajo; grupos de éxito muy jerarquizados se comparaban con grupos flexibles sin responsabilidades bien definidas. Otros grupos discutían de forma desorganizada e interrumpiendo constantemente mientras otros argumentaban de forma estructurada. Extrovertidos e introvertidos obtenían resultados parecidos. Vista la situación el proyecto Aristóteles no encontró un patrón único y sí un alto conjunto de patrones en muchas ocasiones contradictorios. Sin embargo, los investigadores encontraron dos variables que podrían explicar un grupo de éxito: la primera variable se refiere a “la igualdad en la distribución del turno de palabra”, o dicho de otra manera, todos los miembros del equipo intervenían aproximadamente la misma cantidad de tiempo.

team teamwork dialogueLa otra variable es la “media de sensibilidad social” (average social sensitivity), que permite a los miembros del grupo intuir los sentimientos de los demás a partir de su tono de voz, sus expresiones verbales y su expresión no verbal. Sin duda una habilidad conocida como inteligencia emocional que permite reconocer en los demás determinadas actitudes, pensamientos y utilizar la empatía en las relaciones profesionales (“Reading the Mind in the Eyes test”).

Los grupos de éxito cumplen las dos variables convirtiendo el trabajo en grupo en un espacio de seguridad psicológica donde se aceptan todos los integrantes, todas las aportaciones son bienvenidas y todos participan en condiciones de igualdad reconociendo las características, intereses y sentimientos de los demás. El resultado es que el coeficiente intelectual del grupo era superior a la de la mera suma aritmética de sus componentes.

Además de los experimentos de Google nos gustaría resaltar y compartir nuestras propias aportaciones. El trabajo en equipo ha sido y es una constante en la universidad; nuestra experiencia nos muestra que los grupos creados de forma voluntaria obtienen mejores resultados que los grupos creados de forma artificial por un profesor o directivo. Somos conscientes de que el entorno académico y el profesional no son exactamente lo mismo, pero existen experiencias que muestran como la flexibilidad en la creación de equipos ayuda a obtener los mejores resultados. Además, en equipos orientados a la creación de planes de negocio o business plan, los resultados muestran como el equipo se siente más satisfecho y motivado cuando el plan de negocio se corresponde con un plan real  que deba realizarse a corto plazo más que en un análisis sin fecha de implantación decidida.

La investigación de los factores de éxito en el trabajo en equipo sigue su curso y el reto es y será siempre maximizar ese coeficiente intelectual de grupo basado en la igualdad en las aportaciones y la inteligencia emocional.


Enric SerradellENRIC SERRADELL LÓPEZ – @eserrlop

Profesor de los Estudios de Economía y Empresa y Director de los programas Executive Education MBAs y Programas Directivos de la Universitat Oberta de Catalunya (UOC).


 

About Economía y Empresa

Estudis d’Economia i Empresa de la Universitat Oberta de Catalunya (UOC) /

Estudios de Economía y Empresa de la Universitat Oberta de Catalunya (UOC)

Bookmark the permalink.

Deixa un comentari

L'adreça electrònica no es publicarà. Els camps necessaris estan marcats amb *